Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

La violencia doméstica no es un simple asunto de familia

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
domingo, 8 de julio de 2007, 07:48 h (CET)
La espiral de violencia doméstica se dispara. Y uno tiene que seguir escribiendo sobre esta lacra social, porque es una cuestión en la que debemos avivar su carácter general. La convivencia es una vivencia en sociedad, en familia. Por ello, convivir con esta guerra es el mayor absurdo cultural de un pueblo, puesto que es como volverse ciego. Permanecer sordo a esta visión tiene pocas luces éticas y ninguna moral. Puede que los auxilios jurídicos-sociales-protectores lleguen tarde o a destiempo. Es de justicia que la seguridad de toda persona humana se garantice. De todas maneras, no piensen que sólo bajo una asistencia rápida y eficaz se soluciona el conflicto de género. Está bien comunicar de inmediato a la víctima los derechos legales que le asisten, y las Instituciones deben actuar con diligencia en este sentido, pero hay que profundizar en el problema para atajarlo. Más vale prevenir que lamentar. Nuestro país no ha podido sustraerse ni a la globalización y, por ende, tampoco al fenómeno mundial de la violencia, cuya raíz está en la falta de ética y en la deficiencia moral que vive la especie humana en el mundo.

Atajar esta funesta guerra de género depende de todos y de cada uno de nosotros. No puede haber un silencio cómplice si sabemos que alguno de nuestros vecinos sufre maltrato. Habría que desterrar algunos dichos y poner en práctica la solidaridad. En cosas de matrimonios es mejor no meterse, cuando las cosas funcionan humanamente. Pero cuando el salvajismo se apodera de los débiles, no podemos ni debemos permanecer pasivos. La violencia doméstica no es un mero asunto de familia, y como tal requiere nuestra ayuda. Es hora de que tengamos tiempo para expresar nuestra cercanía de buena vecindad con las familias desunidas y rotas, cuyos miembros sufren con frecuencia la falta de confianza y apoyo. El Estado no puede estar en todas partes.

Sin embargo, el Estado si debe educar en la no violencia. Por desgracia, no prolifera un lenguaje de paz. En ocasiones, todo se reduce a fuerza de clases, a lucha de grupos. Las barreras sociales, el menosprecio, son expresiones que están a la orden del día. Habría que corregir estos desajustes de convivencia. La misma sociedad anda ausente en cuanto a gestos de paz auténtica. Bajo esta atmósfera sin sentido, resulta bastante difícil encauzar el sosiego hogareño. Si, además, no existe una educación en valores, apaga y vámonos. Desde luego, para superar esta guerra de género han de confluir menos intereses y más lealtades, sobre todo con la verdad.

Una verdad que pasa por recuperar el valor de la familia, la autenticidad del matrimonio como espacio para el amor. También, como ya dije, es fundamental una mayor conciencia y reacción de toda la sociedad ante el problema de la violencia doméstica. En todo caso, defender la vida, ponerla a salvo de los violentos, es algo que nos obliga a toda la especie humana por pura conciencia. La vida no le pertenece a nadie, ni es de los que matan (“la maté porque era mía”-suele decir el animal al consumar el acto) ni de los que dejan matar. “Los que matan a una mujer y después se suicidan debían variar el sistema: suicidarse antes y matarla después” –dijo Ramón Gómez de la Serna-. Buena receta, pero mejor aún sería, ponerle a esperar la muerte a solas con la vida.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris