Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Las actas de ZP

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 7 de julio de 2007, 03:01 h (CET)
“Así no ganará las elecciones”, “el PP va a perder votos” o “cometen un error al pedir las actas de las negociaciones de ZP con ETA”… Son las frases que vienen pronunciando con voz engolada y acongojada desde el pasado martes los políticos nacionalistas y socialistas y sus inevitables terminales mediáticas. Ahora resulta que los del pacto del Tinell lamentan que el líder del PP haya cometido, según ellos, un error que le vaya a impedir ganar las próximas elecciones generales. ¿No se han dado cuenta del temor que azota al conjunto de la izquierda y del nacionalismo preocupadísimos todos porque los populares podrían perder votos? No duermen. Ya saben, hablo de los que pertenecen a esa tribu que lleva años anunciando en cualquier ocasión –suele coincidir con bronca interna en las filas de la izquierda o con malas noticias para el gobierno- aquello de “el PP se rompe”.

El pasado miércoles Ernesto Ekaizer se entretuvo de lo lindo jugando a psicoterapeuta en “59 segundos”, programa en el que un impagable y alucinado un Enric Sopena, de corta y sectaria memoria, se atrevió a denunciar que en España no existe –por culpa del PP, de Aznar, Israel y de Bush; se sobreentiende- la unidad contra el terrorismo que existe en Gran Bretaña después de los atentados de Al Qaeda en Londres. Pero vamos a la psicoterapia de PRISA: Ekaizer llegó a afirmar que Mariano Rajoy había perdido no sólo el debate, sino también su “autoestima”. Nada menos.

La realidad es que ha cundido la histeria entre una izquierda que anda en estos momentos muy ocupada preparando la entrega de Navarra a los separatistas que comparten con los asesinos de Miguel Ángel Blanco, de cuyo asesinato a cámara lenta se cumplirán este mes diez años, el objetivo de la integración del antiguo reino histórico en el País Vasco. Quizás la izquierda había pensado –y lo que ellos piensan debe ajustarse a la realidad y si no hay que disimularlo o negarlo. He ahí el discurso de ZP en el país de las maravillas- que Mariano Rajoy volvería a picar y que la negociación de ZP con ETA no iba a ser prácticamente aludida por el PP en el debate sobre el Estado de la Nación. Ciertamente, no fue ETA el único tema al que el líder popular aludió. De las 22 páginas que tiene su discurso (pueden comprobarlo) tan sólo una y media estaba dedicada al proceso de rendición de la izquierda ante la ETA.

En vez de informar a los españoles en la sede de la soberanía nacional acerca de los enjuagues pasados la oposición de la oposición, o sea el gobierno legal -que no democrático- que padecemos ha decidido que los españoles no tenemos derecho alguno a saber qué, en nuestro nombre, ha negociado ZP con los de De Juana Chaos. Los españoles no tienen derecho, pues, a conocer, a diferencia de personas y organizaciones extranjeras que han intervenido como mediadores, el contenido de lo negociado. Cosas del talante.

Ni una explicación en sede parlamentaria. Ni tan siquiera intención de enmienda ni reconocimiento de error. Siguen empecinados en “el final dialogado de la violencia” o, lo que es lo mismo, en andar en componendas con los terroristas. Eso sí, en PSOE-TV, esa tele por Internet que les ha montado Pepiño a los más hooligans de los pesoes, andan la mar de entretenidos aireando las actas de la reunión mantenida por el gobierno de Aznar con ETA en Suiza. Acta conocida desde hace meses y meses y que fue publicada, como sin duda lo serán las de las reuniones del PSOE con ETA, en “Gara”.

Acta que habrá que comparar en su momento con las tomadas durante, para empezar, las 25 reuniones que tuvieron lugar entre PSOE y ETA antes de la declaración del “alto el fuego permanente” y, para terminar, de todas las que han tenido lugar entre el Gobierno y ETA.

ETA, la misma banda terrorista que pretendía echar y si no lo consiguió fue gracias a la eficaz actuación tanto de la Gendarmería francesa como de nuestras fuerzas de seguridad a ZP de la política a bombazo limpio el mismo día en que éste anunciaba la electoralista e improvisada medida de los 2.500 euros por hijo que nadie sabe cómo se van a pagar en el Congreso de los Diputados, siempre acaba publicando las actas de sus reuniones. Y en ese momento no valdrán las excusas, ni preocuparse tanto por Rajoy, ni el echar la culpa al PP. Sólo habrá un responsable que deberá responder ante todos los españoles.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris