Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Aniversario del aborto

Josefa Morales (Valladolid)
Redacción
jueves, 5 de julio de 2007, 18:17 h (CET)
El 5 de julio se cumple el 22º aniversario del aborto en España, y las cifras de fallecidos por esa causa desde 1985 ya ha superado el millón de muertos, entre los que cabe contar los de mujeres extranjeras que vienen aquí a abortar por la permisividad de las autoridades españolas con ese desatino. Menuda catástrofe, causada voluntariamente, y no menos importante que muchas guerras. Es la primera causa de mortalidad en nuestro país.

El aborto es la muestra de la barbarie inhumana más enloquecida, una vomitiva degradación moral que comenzó en Rusia con los comunistas en 1920, se instauró en Estados Unidos en 1973 ( sentencia Roe v Wade) y nos llegó a España en 1985 con el voto de calidad de Tomás y Valiente, el presidente del Tribunal Constitucional asesinado por ETA.

Los abortos se incrementan en el siglo XXI en nuestra sucia sociedad occidental (hay muy honradas excepciones). No vale rebajar la ley de plazos como se pretende en Reino Unido, en donde las imágenes fotográficas de fetos grandes, ha alarmado a muchos. Es necesario limpiar la sociedad de las ideologías putrefactas y putrefactoras de la anticultura de la muerte, y ayudar a las mujeres embarazadas con problemas. La causa del aborto es, en la mayoría de los casos, la soledad y la pobreza de muchas mujeres embarazadas. Lo del riesgo para la salud psicológica de la madre es una pantomima en la mayor parte de los casos, pues sucede al contrario; pero permite lavarse las manos ante la justicia, a los abortorios, que se lucran birlando la ley mediante esa excusa.

Aprovecho para felicita a Red Madre por su campaña de apoyo a la mujer embarazada, y a todas las asociaciones pro-vida que velan por el niño no nacido y por su madre. No lo olvidemos, el que promueve, ejecuta o se somete a un aborto voluntario, incurre en pena de excomunión. "Dios misericordioso es lento a la ira; pero nada deja impune" (Ex 34).

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris