Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Peces-Barba y los Obispos

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
jueves, 5 de julio de 2007, 18:17 h (CET)
El señor Peces-Barba, con ocasión del rechazo generalizado que, por parte de los padres y de la Jerarquía española, está teniendo “Educación para la ciudadanía”, ha reaccionado de un modo impropio de todo un catedrático de Ética,. arremetiendo contra los obispos, aconsejándoles que “se modernicen un poco”, pues “anclados en Sto Tomás, no saben distinguir entre ética privada y ética pública”. Se agradece el consejo del señor Peces-Barba, que desde siempre se ha distinguido por su aprecio a todo lo católico y quizá le convenga a él repasar otra asignatura por él olvidada. El respeto por los que no comparten su ideología socialista. Por otra parte, nada nuevo comprobar la incompatibilidad ideológica que se da entre el socialismo y el catolicismo.

No vale camuflar la realidad. De siempre son y serán incompatibles el agua y el aceite, la cultura de la vida y de la muerte, la fe y el ateismo, la apuesta por la vida y el aborto libre, el matrimonio de siempre y los gaymonios, el perdón al enemigo y el tiro en la nuca, la transmisión (en la familia y en la escuela) de valores trascendentes y materialistas, comportamientos morales objetivos y libertinaje subjetivo (sexo irresponsable y compromiso)…

Lo civilizado y bueno es que para la convivencia de la gente, se discutiesen en paz las ideas y se respetasen las personas; que se reconociese que por encima de las leyes vigentes, están la Ley de Dios y la Ley natural y que siempre se contase con favorecer a los más necesitados y no se atentase nunca contra el bien común.

La experiencia de siglos nos dice que cuando se han respetado estas normas, con sus limitaciones, el progreso y el bien material se han hecho presentes para la generalidad de los ciudadanos, mientras que la imposición a ultranza, sólo ha conducido a generar violencias y al enfrentamiento social.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris