Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

Estoy desconcertado

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
miércoles, 4 de julio de 2007, 22:13 h (CET)
Estoy desconcertado con el juicio del 11-M y no comprendo, o quizás no quiera imaginar, los motivos del gobierno, la policía, el juez instructor y el ministerio fiscal para dejar fuera de cualquier investigación a la ETA. El confuso y tardío análisis de los explosivos que estallaron en los trenes, el extraño suicidio colectivo de Leganés, el esperpéntico espectáculo de las declaraciones testificales de la policía, los ascensos o traslados de todos los que, en cargos claves, intervinieron en aquel espantoso suceso, la mochila que aparece como por ensalmo y que ahora, después de tanto tiempo, el juez Del Olmo quiera saber el ADN de Manzano para compararlo con una huella de la famosa mochila…

Estoy desconcertado con los pactos, mercadeos, chanchullos y componendas entre los partidos para falsear la voluntad mayoritaria de los votantes en tantos y tantos sitios; con la presencia de ANV en el país vasco y su actitud de boicotear y amedrentar a los elegidos de otras formaciones políticas, ante la pasividad del gobierno.

Estoy desconcertado ante la falta de medidas económicas que encaucen la economía muy especialmente en el tema de la vivienda. La reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos del ministro Boyer, que se presentó como la solución para que aumentara la oferta de viviendas en alquiler, no ha servido de nada. Los alquileres son tan caros que impulsan a la gente a la compra de viviendas, pero hay demasiadas viviendas vacías, esperando que se revaloricen con el paso del tiempo y de todos los que pensaron que la única inversión segura era el ladrillo. La mano oculta del mercado no resuelve que haya quien quiera tener una vivienda y sobren viviendas, quizás porque es un mercado muy dependiente del urbanismo municipal.

Estoy desconcertado con un gobierno que se trajo a las tropas de Irak a bombo y platillo, pero siguió enviándolas a Afganistán, a Haití o al Líbano en misiones llamadas de paz. Pero los soldados mueren en actos de guerra, aunque no se quiera reconocer. Soldados que mueren por falta de medios adecuados, sin que los mismos que tanta demagogia hicieran con el Yakolev, quieran asumir responsabilidades.

Estoy desconcertado cuando leo lo que dice el periódico Gara y el gobierno no da explicaciones inmediatas acerca de su contubernio, que no proceso de paz, con la izquierda abertzale. Pero muchas cosas de las que dice Gara coinciden exactamente con la conducta del gobierno y de su Presidente.

Estoy desconcertado con lo que pasa en Baleares, en Navarra, en Euskadi, en Cataluña, en Galicia. El virus nacionalista va royendo a España. Las transferencias que se hicieron en Educación a la Comunidades Autónomas han servido para que se enseñe a los niños una historia falsa, una historia de odio, un caldo de cultivo del más trasnochado separatismo, sin que este gobierno ni los del PP hayan hecho nada para atajar este cáncer.

Estoy desconcertado con la ley que se dice de protección de la mujer, pero hay un aumento constante de mujeres que mueren a manos de sus parejas o ex-parejas o de la puesta en libertad del asesino de Sandra Palo, que no se ha rehabilitado y puede volver a violar y matar. También que se envíe a la cárcel a Ruiz Mateos con 76 años, precisamente ahora.

Estoy desconcertado de que una ministra quiera promocionar el vino español, mientras que la de Sanidad quiere proscribirlo de la mesa y la publicidad, ccomo hizo con el tabaco. Hoy me entero de que España es el primer consumidor de cocaina.

Seguiré en otro momento con la lista de mis desconciertos que, seguramente, también sienten otros españoles.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris