Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

El ascenso de Gordon Brown y el carácter de la democracia británica

Isaac Bigio
Isaac Bigio
martes, 3 de julio de 2007, 22:20 h (CET)
Durante casi diez años y dos meses Tony Blair fue el primer ministro británico. Hace unas horas él ha acaba de ser remplazado por su Secretario del Tesoro Gordon Brown. El Reino Unido reclama ser una de las democracias más antiguas, poderosas, estables y continuas del planeta. Sin embargo, el proceso de designación del nuevo gobernante es algo que contrasta con la experiencia de todas las repúblicas de las Américas.

En el Nuevo Mundo son muy pocos los casos en que un gobierno constitucional haya durado tanto. Uno podría esperar que Blair -tras haber regido a su país durante casi 90,000 horas- debiera ser substituido por alguien quien tuviese el respaldo de las urnas. Sin embargo, Brown no llegó al premierato británico a través de una elección a nivel nacional o incluso dentro de su Partido Laborista.

Pese a que el Reino Unido tiene un sistema parlamentario Brown no ha jurado a su cargo ante su parlamento (tal como estilan los presidentes de las Américas). Al mediodía él estuvo al lado de Tony Blair en la Casa de los Comunes acompañándolo a responder a las preguntas de otros colegas de dicha cámara. Alrededor de la 1:15 pm Blair va al Palacio real de Buckingham donde presentó su dimisión ante Elizabeth II. Unos 40 minutos más tarde Brown ingresa a dicha residencia para salir 55 minutos más tarde donde recién se le presenta ante el público como el nuevo primer ministro.

La ceremonia de despedida del anterior gobernante y de posesión del nuevo se realizó a puerta cerrada y en una reunión privada. El pueblo británico no ha sido testigo de lo que pasó en esas citas. Tampoco ha habido multitudes en las inmediaciones para vivar al nuevo premier.

Como un ejemplo del clima político que se ha vivido les menciono el caso de mis 3 hijos británicos. Ambos fueron a sus distintas escuelas en la mañana sabiendo que Blair seguía siendo su primer ministro y cuando salieron de éstas tenían a un nuevo mandatario. Durante todo el día ni sus profesores ni los demás alumnos comentaron para nada el cambio de gobierno.

¿Cómo fue Brown electo?
Mientras en las repúblicas el jefe de estado debiera ser electo bajo sufragio universal, en el Reino Unido el jefe de Estado se hereda. La reina Elizabeth II está en su puesto desde el 6 de febrero de 1952. Tras más de 55 años en el trono sólo el rey tailandés le gana en antigüedad en el poder.

El primer ministro no es electo directamente por la población. Es la corona quien nomina al primer ministro escogiendo al líder del partido que controle la mayoría absoluta de la Casa de los Comunes. Esta cámara, que convive y es coartada por la de los Lores, la misma que nunca ha tenido a algunos de sus miembros electos por la población, no es electa mediante representación proporcional.

Cada uno de sus 646 miembros representa a su respectiva circunscripción. Esto termina polarizando al parlamento entre dos partidos, donde las fuerzas minoritarias reciben mucho menos asientos que su porcentaje electoral y donde el ganador se queda con todo. En las últimas elecciones generales del 5 de Mayo del 2005 el Partido Laborista obtuvo alrededor del 35% de los votos, pero, como salió primero en 355 de las 646 circunscripciones, ha acabado detentando el 55% del Parlamento.

Con esa cómoda mayoría el partido gobernante puede ir imponiendo siempre su agenda (siendo su mayor escollo posibles divisiones internas).

Pese a que el Reino Unido supera los 60 millones de habitantes su nuevo primer ministro nunca ha llegado a recibir 30,000 votos. Gordon Brown fue electo en el 2005 con 24,278 para ser el parlamentario del distrito escocés de Kirkcaldy & Cowdenbeath.

Blair ha sido el único laborista en haber ganado consecutivamente tres elecciones generales (1997, 2001 y 2005). La gente que en dichos comicios iba a votar sabía que optando por el laborismo su líder Blair sería quien le fuese a gobernar. Por otra parte, Blair fue electo jefe del partido en las elecciones internas de 1994.

Brown, en cambio, no tiene ningún mandato popular. En los últimos comicios generales del 2005 el laborismo fue electo presentando a Blair como su candidato para retener el premierato. Por otro lado en la última conferencia laborista (Manchester 24 de junio) Brown fue ‘coronado’ como el nuevo líder partidario pues el único candidato que se atrevió a desafiarlo por el cargo (John McDonnell, cabeza del ala anti-guerra) fue impedido de participar.

Pese a que en dicha conferencia miles de personas pedían que se acabase la ocupación de Iraq y que dos millones de personas han marchado en Londres contra ésta, Brown insiste en que la presencia militar británica en Iraq y Afganistán continuará. Mientras en una república una guerra es declarada contando con la venia del congreso, en el Reino Unido las últimas invasiones militares se han dado sin una previa decisión del parlamento.

El proceso electoral laborista tampoco es muy democrático que digamos. Este partido tiene unos 200,000 miembros (lo que representa a menos del 1% del electorado británico) pero según los estatutos los votos de éstos apenas constituyen un tercio de la suma que se requiere para conseguir el liderazgo. Otro tercio lo conforman los sindicatos (donde generalmente votan unos dirigentes y no las bases) y el último tercio lo hacen los menos de 500 parlamentarios que tiene dicho partido.

Brown ha sido nominado jefe de su partido y del gobierno debido a un pacto que él estableció hace 13 años con Blair según el cual él desistía de presentar su candidatura en las internas laboristas para apuntalar a Blair a cambio que luego él tuviese amplios poderes como Secretario del Tesoro y luego sea el sucesor del premier.

Los últimos años de este gobierno discurrieron en una lucha de trastienda entre ambos jerarcas. Mientras Blair hubiese querido llegar hasta el 2,010 en el poder, las constantes conspiraciones de Brown condujeron a que éste adelante su dimisión a fin de evitar un escenario de crisis como el que sacudió al fin del oncenio de Thatcher.

¿Hasta cuándo durará Brown?
Así como el pueblo británico no vio como fue ungido Brown como premier, tampoco sabe cuanto tiempo él durará en el cargo o cuando se convocará a nuevas elecciones.

El nuevo gobernante tiene hasta Mayo 2010 como fecha tope para seguir en su puesto. No obstante, él puede llamar a elecciones anticipadas a ser realizadas en tiempo relámpago cuando él lo decida. Algunos sugieren que Brown, tras aplicar recetas populares, podría convocar comicios en pocos meses.

Mientras tanto el Reino Unido se jacta de haber nominado sin ningún tipo de contratiempo a su nuevo gobernante. Blair ahora deja su cargo en Gran Bretaña para transformarse en el emisario del cuarteto Naciones Unidas-EEUU-Rusia-Unión Europea para democratizar y pacificar al Medio Oriente.

Blair, el mandatario que mandó tropas a 4 países (Sierra Leona, Yugoslavia, Afganistán e Iraq) –algo que sobrepasa a lo que cualquier otro primer ministro británico haya hecho en el último medio siglo- es ahora el hombre designado para componer la paz en la región más explosiva del planeta.

Blair y Gran Bretaña pueden mostrar al mundo su modelo de democracia: una que ha garantizado más de tres siglos de ininterrumpidas sucesiones constitucionales pero donde el mandato popular no está en la mera esencia del sistema.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris