Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   A la guerra con la guerra   -   Sección:   Opinión

Sexo y más sexo

Óscar A. Matías
Óscar A. Matías
martes, 3 de julio de 2007, 22:20 h (CET)
Ramón García, consagrado presentador de televisión y todo un fuera de serie, ha estrenado recientemente un nuevo concurso televisivo. El reto que cuestiona el título del programa no deja de ser interesante. Quizás podremos descubrir que sí, que algunos niños de primaria saben más que ciertos adultos. Dejando a parte la cuestión planteada, de lo que sí estoy seguro es que las jóvenes generaciones de los tiempos que corren van muy por delante de nosotros. No solamente se distinguen en las costumbres que nosotros vivíamos a su misma edad, sino que además pierden más fácilmente la inocencia cuando se trata de cuestiones sexuales. Incluso hay padres que mientras van con el lirio en la mano, su hijo ya está de vuelta de todo. Y ahora que el verano ya está aquí, con más tiempo libre y menos ocupaciones que requieren un esfuerzo constante, habrá que andarse con cuidado si queremos dar una educación sexual que se base en el respeto hacia la otra persona.

La semana pasada se celebraba en Barcelona el 56 Congreso de la Sociedad Española de Pediatría. Aunque la noticia apenas ha aparecido en la prensa, no nos deberíamos quedar indiferentes ante algunas de las conclusiones que se han dado a conocer. Una de ellas revelaba la prematuridad de las relaciones sexuales de los chavales: parece ser que en un alto porcentaje de nuestros jóvenes la primera relación íntima se produce antes de los 15 años. Las estadísticas señalan alrededor del 30%.

Al hablar de sexo, se suele asociar la libertad personal con progreso, y la continencia como algo ligado a razonamientos dogmáticos de carácter religioso. Sin embargo, después de unas décadas donde el destape ha sido la vanguardia del libertinaje, en estudios recientes los expertos hacen balance del impacto de la presión sexual que se ha sometido a las jóvenes generaciones. Los resultados demuestran que no está resultando nada positivo.

Josep Cornellà i Canals, que es el responsable del programa Salud y Escuela de la Conselleria de la Generalitat de Catalunya en Girona, recordaba que desde un punto de vista orgánico, el cuerpo puede estar preparado para mantener relaciones sexuales, pero no así desde una perspectiva psicológica. El inicio precoz del sexo, según conclusiones de los expertos que participaron en el Congreso, puede acarrear problemas mentales o de otra índole.

De forma parecida testifican científicos de la Universidad de Minnesota, en un artículo publicado en la revista Journal of Sociology, constatando que aquellos adolescentes que comienzan prontamente sus relaciones sexuales padecen con facilidad síntomas depresivos, respecto a los que conservan la virginidad por más tiempo.

La Asociación Psicológica Americana ha publicado recientemente un informe titulado «Report of the APA Task Force on the Sexualization of Girls». Éste es el resultado de la investigación sobre el contenido y los efectos de los medios de comunicación en las niñas y jóvenes americanas, y concluye que existe una sexualización malsana que pone cada vez más en peligro a las chicas. La doctora Eileen Zurbriggen, profesora de psicología de la Universidad de California, ha afirmado que hay evidencias para concluir que la sexualización tiene efectos negativos en diversos campos, que incluyen el funcionamiento cognitivo, salud física y mental, y el desarrollo sexual sano.

The New York Times publicaba el curso pasado un estudio basado en un artículo publicado en la revista Pediatrics, que estudiaba el impacto de los medios en las actitudes y hábitos sexuales de los adolescentes. También los resultados venían a ser muy similares a los comentados anteriormente.

Puesto que con facilidad caemos en todo tipo de campañas de prevención, con el fin de mentalizarnos de los efectos secundarios que se derivan de determinados malos hábitos, no estaría de más comenzar a preocuparse de las consecuencias que se emanan del desorden sexual que se está impregnando en nuestra sociedad. Afortunadamente, los que nos alertan, no son señores vestidos con sotana, sino reputados miembros científicos con todo tipo de creencias.

Y mientras los resultados procuran hacernos ver que quizás va siendo hora de poner un poco de orden en materia sexual, en España ronda “El autobús del sexo” para que los jóvenes recuerden el uso del preservativo. Está claro que la continencia no vende ni genera dinero, pero no olvidemos que al igual que el algodón, no engaña.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris