Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

¿Guerra o paz?

Pascual Mogica
Pascual Mogica
martes, 3 de julio de 2007, 22:20 h (CET)
La sesión de control al Gobierno celebrada el pasado miércoles en el Congreso de los Diputados vino a ser una sesión más en la que el Partido Popular y su presunto líder, Mariano Rajoy, consiguió con su actitud de falta de respeto, una vez más, a personas fallecidas, que muchos españoles sintiéramos vergüenza ajena.

Durante la tregua de ETA y el llamado “Proceso de Paz”, el Partido Popular se mostró total y absolutamente en contra de que se pronunciara la palabra “paz” por que según ellos no existía ninguna guerra.

Ahora, cuando nuestros soldados están destacados en misión de paz en países en conflicto, el Partido Popular quiere a toda costa hacernos creer a los españoles que nuestras tropas participan directamente en esos conflictos y que por tanto están participando en una guerra cuando no es así. Nuestros soldados no están en esos países observando una actitud guerrera, no, nuestras tropas están en misión pacificadora y no es que lo diga el Gobierno de Zapatero, es que lo dice la ONU y lo ratifican todos los países que tienen efectivos militares destacados en las zonas en conflicto.

La palabra “guerra” significa, entre otras cosas, enemistad y hostilidad, y nuestros soldados no van a esos países como enemigos de nadie, al contrario, van dispuestos a intentar proteger a los que están siendo masacrados en esas guerras que nadie entiende, van a intentar salvar vidas y eso no es propio de una actitud guerrera, van como amigos de todos y a ganarse su amistad. En cuanto al término “hostilidad” nuestras fuerzas armadas no se desplazan a esos países con intenciones hostiles y de enfrentamiento lo que es propio de una guerra, van con ánimo de paz que es todo lo contrario a hostilidad.

Sucesos tan trágicos como el ocurrido en El Líbano sucedieron durante el Gobierno de Aznar y nadie, absolutamente nadie, ningún grupo político hizo la menor crítica y el más ligero reproche, cuando hay motivos más que sobrados para hacerlo y no me refiero al asesinato de siete agentes del CNI en Iraq de forma muy similar a lo que les ha ocurrido a esos seis soldados paracaidistas en El Líbano porque este tipo de acciones terroristas se están dando a diario y están produciendo muchas bajas en Iraq y Afganistán a las fuerzas militares allí destacadas, en Afganistán por mandato de la ONU al igual que en El Líbano, y ni tan siquiera lo pueden evitar países con un poderío militar como el de los EE UU. Pero sí habría que referirse, y no lo voy a hacer, a las causas que provocaron el trágico accidente del Yak-42 que costó la vida a 62 soldados españoles. No se debe hacer política, como hace el PP, pisoteando la memoria de unos soldados que murieron por conseguir la paz. En el PP aplican el concepto de guerra según conviene a sus intereses políticos.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris