Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Qué nos deparará el Debate de la Nación?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 3 de julio de 2007, 22:20 h (CET)
Creo que ante el próximo debate de la Nación debemos prepararnos con estoicismo para afrontar el circo mediático del señor Polanco y la maquinaria propagandística del PSOE en pleno. Esta visto que Zapatero, a pesar de los reveses que viene sufriendo de un tiempo a esta parte, o quizá, precisamente por eso, está empeñado en disimular toda actividad que le pueda relacionar con la ETA. Desde luego ya llevan bastante tiempo en un mutis absoluto respecto a negociaciones, contactos etc. y, curiosamente, se corresponde con una calma completa por parte de la banda terrorista, que parece que utiliza la ruptura de la tregua para mantener nervioso al ejecutivo y así evitar que se atreva a efectuar gestos que pudieran perjudicar acuerdos con Nafarroa Bay o con ANV. En todo caso, no se puede negar que el señor Rubalcaba está de los nervios proque cada vez que aparece en los medios públicos, no deja de lamentarse del potencial peligro de que los asesinos ejecuten alguno de sus atentados no si para curarse en salud o para que nos vayamos preparando para ello.

Para empezar, se comenta que el señor Zapatero ha ordenado interrumpir las negociaciones que los socialistas del País Vasco estaban manteniendo con Nafarroa Bay; para evitar que el señor Rajoy se las pueda echar en cara. En cualquier caso me temo que, por mucho que se empeñe, le va a ser difícil que sus hazañas con ETA, durante la vigencia del Pacto Antiterrorista y la Ley de Partidos e, incluso, los contactos que subrepticiamente mantuvieron con la banda desde el año 2000, dejen de ser esgrimidos por el líder de la oposición, señor Rajoy. No debe, el señor Zapatero, despreciar la inteligencia de los españoles e intentar, por enésima vez, volver a marear la perdiz para endosarnos de refilón otra de sus trolas. No creo que la ciudadanía esté dispuesta, después de su fracaso con ETA; de sus intentos de librar a los etarras de la justicia (con la apreciable colaboración del Juez Garzón, el fiscal Conde Pumpido y el aberrante ministro de Justicia, señor Fernández Bermejo) y del fiasco sufrido en el Líbano al enviar a nuestros soldados sin la debida protección; a aguantarle a nuestro Presidente, un vez más, otra de sus boutades.

Porque son muchas las explicaciones que los ciudadanos de a pie estamos esperando que nos de el señor Rodriguez Zapatero. En primer lugar que intente explicar cómo, desde su famosa reforma educativa, resulta que España es una de las naciones que encabeza el fracaso escolar y la tercera por el final en lo referente al rendimiento de nuestros alumnos. Supongo que, de paso, nos podrá decir a qué viene el invento de la Educación para la Ciudadanía y si, como parece, no es más que un remedo de aquella maria que se llamaba Formación del Espíritu Nacional, que se daba durante el franquismo. Y es que esperamos de nuestro Presidente tantas aclaraciones que, si decide complacernos, deberá ampliar las sesiones dedicadas a aquel evento; por ejemplo, nos podría dar información sobre todo el embrollo de la OPA de Gas Natural y del empeño del señor Montilla en defenderla, también de sus actuaciones y las de la Oficina de la Presidencia –con la presencia de sujetos tan controvertidos como Arenillas y Sebastián – en la preparación, con la inestimable colaboración del señor Clos ( en su reunión con el señor Prodi), de la jugada preparada con la colaboración de Enel y Acciona. Muchas cosas que explicar, señor Zapatero, muchas cosas que han ocurrido bajo su presidencia; como pudieran ser el envío de tropas españolas a varios países extranjeros, por cierto, no nos venga ahora con la excusa de “la misión de paz” o de la autorización de la ONU, porque cuando lo de Irak también se fue, en misión de paz, que luego fue confirmada por la ONU cuando usted ya había dado la espantada. Estas “misiones de paz” entrañan bajas y muertos que nada tienen que ver con su famosa “paz”.

Otro tema candente, que el señor Zapatero no debiera obviar, es el de la seguridad ciudadana. Claro que tiene mucho que ver con la metida de pata del señor Caldera que, por cierto, no sabemos como todavía sigue en su puesto, después de ser el responsable directo de la invasión de Canarias por los inmigrantes de las pateras. El señor Caldera regularizó de un plumazo a un millón de inmigrantes sin preocuparse mucho ni poco de la clase de personas que convertía en españoles. Consecuencia inmediata de su irresponsable actitud, fue el efecto llamada y, con él, la entrada por todas nuestras fronteras de avalanchas de moros, kosovares, colombianos, uruguayos etc. Muchos de ellos personas que sólo buscaban trabajo, pero otros tantos sólo han sido verdaderas mafías de delincuentes que se establecieron, preferentemente en Catalunya (por su conocida permisividad en cuestiones de acogida de delincuentes, terroristas y bandas armadas de asaltantes), y que han creado verdadera alarma en toda la ciudadanía, que se ve acosada, en su propia tierra, por delincuentes venidos de fuera, atraídos por la fama que tenemos de ser una de las naciones donde la Justicia funciona peor y en la que las penas por delinquir son más leves.

También convendría que, nuestro jefe del gobierno, diera cuentade los “exitos” de sus ministros. El cupo femenino ha sido particularmente beligerante durante esta legislatura y, como no, especialmente inepto en sus actuaciones. Sin señalar podemos recordar actuaciones como la huelga salvaje del aeropuerto de Barcelona, lo de las calorías de las hamburguesa (con marcha atrás) lo del vino (con marcha atrás) lo de los matrimonios gay y las adopciones por homosexuales (sin marcha atrás) sus roces con la iglesia católica y su apoyo a los islamistas. Por si fuera poco nos sale la de Cultura con su Alí Babá y los 40 maricones y su descarado apoyo a los idem. No deberá olvidarse, en su discursos, de sus fracasos con el tema de la famosa Alianza de Civilizaciones, donde va por libre y a contracorriente sin que, aparentemente, se haya dado cuenta de que, dentro del país, ya se está gestando un movimiento islamista donde se reclutan terroristas y se hacen planes para el futuro de Al Andalus y, ¡no precisamente para aliarse con el cristianismo, sino para imponernos la fe de Alá! En fin, esperemos que el señor Zapatero esté inspirado y pueda justificarse porque, en caso contrario, ¡menudo balance para desesperarse y mesarse los cabellos!

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris