Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Reales de vellón   -   Sección:   Opinión

Recetas para un buen negocio

Sergio Brosa
Sergio Brosa
martes, 3 de julio de 2007, 22:20 h (CET)
Cuenta Laura Novak que en San Francisco, una mañana de mayo, Verónica Salazar guisaba judías fritas, concentrada para no distraerse con el escándalo de alrededor, en una cocina de aspecto singular. Las verduras cortadas añadidas al sonido de las sartenes y las cazuelas, competían con la estridente música de una emisora de radio local de habla hispana.

Pero esa cocina, conocida por el nombre español de La Cocina, no es ningún restaurante convencional ni una operación comercial. Por contra, los chefs, todas mujeres, la mayor parte de ellas inmigrantes, trabajan codo a codo con un objetivo común: iniciar sus propios negocios de alimentación y, en algunos casos, para salir de la pobreza.

Conocida como “cocina incubadora”, La Cocina es un espacio de uso compartido creado hace dos años como una plataforma para mujeres emprendedoras sin recursos. Una reducida tarifa por hora, da acceso a los algo más de 200 metros cuadrados de cocina de restaurante; La Cocina, sin ánimo de lucro, proporciona también formación y apoyo técnico a través de asesores expertos, para la creación de proyectos de negocio y la confección de programas de marketing.

Decía Valeria Pérez Ferreiro, directora ejecutiva de La Cocina que “hay un gen emprendedor y estamos encontrando emprendedoras asombrosas que ya cocinan o tienen un producto tan prometedor que merece ser llevado al mercado y creemos que tiene la oportunidad de tener éxito”.

La señora Salazar (32) fue una de las primeras participantes en La Cocina y uno de sus mayores éxitos. Su empresa, El Huarache Loco, hace la comida tradicional de ciudad de México.

Trabajando duro, Salazar ha de producir 700 unidades de su marca comercial “Huaraches”; los pasteles rellenos de judías son para venderlos en su puesto de la feria rural semanal y otros cientos más para el Carnaval de San Francisco. También preparó ceviche de pescado y gambas, en lo que un empleado salteaba carnitas para un catering para cien personas.

Las especialidades culinarias que se preparan son el reflejo de las etnias de las participantes de La Cocina. Más de la mitad de las mujeres son latinas, con otro ocho por ciento de afroamericanas. El resto son asiáticas y caucasianas. Sus producciones, frescas o envasadas, van desde la comida de la calle de México a los chocolates irlandeses, al sushi vegetal, los pasteles de carne sudafricanos y los pasteles brasileños.

La Cocina ha abierto su propio chiringuito en el mercado del edificio del final del ferry, donde vende los productos embasados de los participantes, además de charcutería casera, aceites de oliva caros y huevos orgánicos a casi 7 euros la docena.

Diariamente, la agenda de La Cocina está llena de participantes preparando productos embasados y comida caliente para catering, cafeterías y el mercado rural de gran actividad, próximo al aeropuerto. El Gourmet, de Anna Shi, mantiene un pedido semanal permanente, de 900 de sus rollitos de huevo y trufa, para la escuela del distrito de Berkeley. María del Carmen Flores vende 1.500 unidades de su fritura de yuca y plátano en 50 tiendas. Las tiendas de comestibles alrededor de la zona de la bahía y en los mercados centrales de todo el estado hay muchos productos de las especialidades de La Cocina.

“Lo realmente guay de una incubadora de negocios es que cuando tienes emprendedores en un sitio, se produce un efecto de sinergia”, decía Tracy Kitts, directora general y jefa de operaciones de la National Business Incubation Association, organización sin ánimo de lucro. “No solamente aprenden del profesorado, aprenden montones unos de otros y ello contribuye fácilmente a su éxito”. La asociación estima que hay 1.200 programas incubadora en EE.UU. Solamente 19 de ellos son cocinas incubadora, al decir de Kitts, porque los costes operacionales y de puesta en marcha son más altos que para un espacio de uso compartido. Ocho de esos programas están localizados en áreas urbanas, incluyendo Rochester, Nueva York, Denver y Mineápolis.

La Cocina fue creada por la Fundación de Mujeres de California, en respuesta a un sondeo que indicaba que el 90% de las mujeres del Distrito de Mission decían que necesitaban un equipamiento adecuado y los oportunos permisos para llevar a cabo sus negocios, pero que el espacio para la cocina comercial en San Francisco era antieconómico o geográficamente inadecuado. Muchas de ellas decían estar cocinando ilegalmente en sus casas.

Este es un meritorio ejemplo de cómo dar salida profesional a tantas amas de casa, inmigrantes o no, incapaces por sí solas de establecer sus propias fuentes de ingresos. Muchas de ellas, diría que la mayoría, serían capaces de aportar y perfeccionar nuevas formas culinarias que, sin lugar a dudas, encontrarían su nicho de mercado, con la ayuda y colaboración de entidades sin ánimo de lucro que fueran capaces de mostrar los cauces por los que convertir en una forma de ganarse la vida, aquella actividad que normalmente realizan en el seno de su propia familia, en malas condiciones la mayor parte de las veces y sin asomo de reconvertir una parte importante de sus conocimientos de ama de casa en un negocio próspero. La imaginación a La Cocina.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris