Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¡Por fin ha conseguido destacar en algo el gobierno de Zapatero!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 2 de julio de 2007, 23:14 h (CET)
Bien, hoy creo que es oportuno empezar con los versos de Zorrilla cuando, en el primer acto, de Don Juan Tenorio, el protagonista, irritado, decía:” ¡Cual gritan estos malditos! ¡Pero mal rayo me parta, si, en concluyendo la carta, no pagan caros sus gritos! En efecto, no cabe mejor introducción para calificar el movimiento que se ha producido en el gallinero socialista ( y no es sólo una metáfora, porque, por lo visto, dentro del colectivo socialista de Zapatero hay un buen surtido de plumas sueltas) con motivo de dos noticias que se han producido el fin de semana pasado. La una, la sentencia del Tribunal Supremo exculpando a los policías que efectuaron las detenciones de dos ciudadanos inocentes en el caso de supuesto ataque a Bono. Ustedes recordaran que fueron condenados por la Audiencia. ¡La que han armado! Han puesto la maquinaria de propaganda en marcha y, menos pedirles que se inmolen a lo bonzo, han arremetido contra el PP para “exigirles” que se disculpen, acusándolos de haber presionado a los jueces de la Audiencia y afirmando que los policías en cuestión eran poco menos que unos mártires en el cumplimiento escrupuloso de su deber. Todo el mundo tiene derecho a expansionarse, los pobres tienen tan pocas ocasiones de desbravarse que, cuando se les presenta una, la aprovechan hasta exprimirla. Vean, si no, lo ocurrido con la guerra de Irak, habrán pasado doscientos años y todavía esgrimirán el tema. Me imagino que el señor Zapatero se ofrecerá, a su vez, a pedir disculpas al PP por haber negociado a sus espaldas con ETA desde el año 2000, incluso una vez que hubo firmado el Pacto por la Libertades y la Ley de partidos y, de paso no estaría mal que nos pidiera disculpas a los ciudadanos por habernos mentidos tantas veces que ya hemos perdido la cuenta.

Lo que sucede es que son gente de memoria flaca. Si, señores, no razonan con normalidad porque, si lo hicieran, se habrían dado cuenta de que, al acusar al PP de haber presionado a la Audiencia para que, según ellos, dictara sentencia condenatoria para los policías; se puede pensar que, dados sus antecedentes en estas cuestiones jurídicas (Tribunal Constitucional, prolongando el mandato de la Presidenta para que esté presente en el recurso del Estatut o retirada de cargos por el fiscal en el caso de Otegui o trato de favor en caso de De Juana Chaos o el caso de la ANV que no fue ilegalizada etc) ahora sería lícito que nosotros sospecháramos de que quienes han presionado a los magistrados del Supremo, hayan sido ellos, los socialistas. En todo caso, la resolución les ha llegado como agua de mayo para apañar su deteriorada imagen después de lo de Irak. Por cierto, ¿saben ustedes que ni Zapatero ni Alonso fueron a recibir a los heridos del vehículo atacado? Tenían trabajos más importantes de los que ocuparse, por ejemplo, el señor Zapatero recibió un “importante premio”, el de las “Mujeres Progresistas 2007” – ¿recuerdan aquellos grititos histéricos de “ista, ista ista Zapatero feminista” pues las mismas fans de José Luis – en un baño de multitudes, en este caso de féminas, que le ovacionaron, toquetearon y se demayaron de gozo al acapararlo para agradecerle sus desvelos por el colectivo, al apoyar, sin fisuras, sus reivindicaciones feministas.

No nos debe extrañar, porque estas defensoras de la independencia de las mujeres, es muy probable que, después de homenajear al Presidente, se apresurararan a ponerse las pinturas de guerra, las plumas de colores y se encaminaran, ufanas, al otro gran acontecimidento del día, ¡El desfile por Madrid de la enorme, colorida, refrescante, hortera, alocada, psicodélica y ejemplarizante, manifestación del Orgullo Gay! ¡Qué de carrozas; qué de lentejuelas, taparrabos y desnudeces, qué de manos caídas y miradas lánguidas,qué de morreos y salivas chorreantes; en fin qué de delirios, sudores, y expansiones de las “locas” y las “tiorras” que infectaban, perdón, quería decir, llenaban las calles de la capital de España. Ni que decir tiene que el señor Cerolo, en su salsa, se deshacía en melaza con sus compañeros de tendencia y que, como no podía ser menos, les acompañaba en primera fila, con su mirada arcoiris, nuestra ministra de Cultura, doña Carmen Calvo, ( la podrán recordar por lo de Alibabá y los 40 maricones) que me imagino que, en su subconsciente, debió identificar la homosexualidad como una forma de “cultura” contemporánea, quizá por la asociación de pensamientos que se puede derivar de la primera sílaba del vocablo en cuestión.

Y es que, señores, es muy posible que el mayor logro del Ejecutivo socialista en este ejercicio, por no decir el único, haya sido ayudar a salir del armario a todos estos miles de “reprimidos sexuales” que antes no se atrevían a mostrarse tal cual eran, aunque, a decir verdad, se les notaba a la legua su inclinación. En verdad, debemos reconocer que si no han andado muy sobrados de inteligencia, capacidad y dotes para ejercer sus cargos de ministros; sí debemos admitir que se han esforzado en favorecer a sus amigos los progres, en subvencionarlos y en darles oportunidades para lucirse ante la general estupefacción de la ciudadanía, que ha terminado por tomarse sus excesos con la paciencia del venerable Job. Es cierto que pocos gobiernos los pudieran superar en cuanto a chabacanería, vulgaridad e indignidad pero, a falta de otras cualidades, deben conformarse con aquello de que “a falta de pan buenas son tortas”, y se han dedicado a captar votos entre esta fauna de mariquitas, mariposones, machotas y tiorras que tan bien se les dan a estos progres, a los que nada les complace más que este mejunge de sexos sumidos en una gran turba multa.

Debo confesar, a fuer de sincero, que me causa una inmensa tristeza que nuestra nación, aparte de distinguirse por tener un Ejecutivo incapaz de defender adecuadamente a los soldados que envía al extranjero; aparte de haber perdido todo el prestigio internacional que le dio Aznar y aparte de convertirse en el lazarillo de Alemania y Francia para mendigar los desperdicios que le pueda tirar la UE; ahora tengamos el dudoso “honor” de habernos convertido en el país de Europa donde los homosexuales y las lesbianas disfrutan de mayores privilegios. A ellos podremos agradecerles que nuestros niños y adolescentes vean como la cosa más natural del mundo convertirse en “moñas”. Creo recordar que en la Biblia, este gran compendio de la historia antigua, se cita a dos ciudades que, hoy en día, se podrían comparar, sin menosprecio para ella, con esta villa de Madrid del Orgullo Gay. En ellas, la degeneración, la brutalidad y el desenfreno de su población hicieron que fueran ingobernables; inmersas en el vicio, la depravación y el desatino más ignominiosos. Se llamaban: Sodoma y Gomorra. ¡Este es el camino para acabar con España! ¡Apaga y vámonos!

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris