Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Tratado sin constitución

Pascual Falces
Pascual Falces
lunes, 2 de julio de 2007, 23:14 h (CET)
El batiburrillo que destaca sobre las tierras de España no es, precisamente, un reposado y equilibrado lugar desde donde aportar a la formación del nuevo Tratado de la Unión Europea. Se puede decir que el solar español no está firme, e, incluso, resulta un inestable punto de apoyo para analizar qué es lo que más conviene a Europa. ¿Con qué país se quiere contribuir a la Unión Europea? ¿Quién sabe de los aviesos planes que el Presidente lleva en su agenda? ¿Qué se va a ofrecer, un país, una nación de naciones, territorios independientes o reclamados por el moro? ¿Deberá perder además de Navarra, la Alhambra, o la Mezquita de Córdoba?... ¿tendrá dos ciudades en África? En fin, que si no se repite el mismo final que tuvo Don Tancredo, o las urnas lo devuelven al oscuro lugar de jaquelado pavimento de donde nunca debió salir, ¿quién sabe en qué quedará este país?...

España, por fortuna, va “a su bola”, como se dice, y sigue creciendo, al menos, con su demostrada capacidad de absorción de emigrantes. Familias que, en su momento, contribuyeron a la modélica Transición, asombro del mundo entero, hoy día se han multiplicado y proporcionado incontables puestos de trabajo para la atención de su prole y desarrollo profesional. La historia contemporánea, como siempre, se ha escrito sobre las “hazañas” del poder, pero sobrellevada por una ciudadanía, que, atraída por Europa, ha sabido soportar el callado esfuerzo de pertenecer a la clase media.

Las banderas de los países de Hispanoamérica, ofrendadas entre otros lugares en el templo del Pilar de Zaragoza, hoy día están presentes en el corazón de gentes llegadas de allí e integradas en los trajines de la península. ¿Quién no reparó en el detalle de la familia colombiana, en duelo por la muerte de soldados colombianos del Ejército español, que durante la dolorosa ceremonia mantuvo extendida sobre su regazo, la bandera de oro, azul y roja de las repúblicas bolivarianas? ¿Quién iba a decir que dos siglos después de la Independencia, iban a sufrir juntas?

El mundo, que durante ese tiempo, ha dado doscientas veces la vuelta alrededor del sol, ofrece ese extraordinario ejemplo de confraternidad hispana, o latina, como por envidiosa influencia anglosajona también se dice. El pueblo llano, la gente, está dando mejor ejemplo de su “puesta al día”, que sus gobernantes. ¿Recuerdan aquella anécdota protagonizada por el inefable Trillo siendo responsable de Defensa? Salía de un almuerzo con oficiales y mandos en el acuartelamiento al sur de Irak. De donde, por fortuna, se salió indemne merced al “sans-façon” de Zapatero (que, lo mismo se queda sentado ante el ceremonial paso de la enseña patria de otro país, que deja descubierto el flanco de una Coalición), a cada cual lo suyo.

Y, continuando la anécdota. Enardecido el entonces Señor ministro ante la tropa formada en su presencia, exclamó: ¡Viva Honduras!, y de entre los disciplinados soldados se oyeron quedas voces, que, sin entusiasmo repitieron: ¡Viva!... ¡Viva! En ese momento –las cámaras a veces son indiscretas, pero fieles testigos-, un oficial a su lado le susurró algo al oído, y, corrigiéndose, volvió a proferir: ¡Viva el Salvador!... los soldados pertenecían al destacamento salvadoreño, que junto a otros países centroamericanos estaban establecidos allí.

Participar en la Unión Europea no es tan sólo asunto de Constitución, sino de establecer el nexo de unión que, a su vez, es puente con millones de ciudadanos con el mismo idioma, y semejanza cultural. España ya fue impulsada a cometer el error de anticiparse a aprobar una Constitución que nadie más quiso en Europa. ¡Qué pueblo!... ¡qué dolor de gobernantes!

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris