Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Lencería fina   -   Sección:   Opinión

Veinticinco años con Peter

Teresa Berengueras
Teresa Berengueras
@berealsina
domingo, 1 de julio de 2007, 23:00 h (CET)
Dulce comienzo de semana, los suizos de la casa Lindt, que desde 1845 vienen endulzando los paladares del mundo, presentaban en el marco de la Fundación Suñol la última innovación de sus Maestros Chocolateros a la que han titulado “Creation 70%”, una excelente gama de tabletas de chocolate rellenas con una especial combinación de texturas, aromas y sabores, que llevan el placer de comer chocolate hasta un alto grado de innovación y sofisticación. Nos pasamos toda la tarde descifrando, mediante la oportuna cata, las mezclas del cacao puro con distintos ingredientes. David Pallás, Maestro Chocolatero, Montse Salomó, experta en aromas y David Inglada, proveedor oficial del reconocido “Bulli taller”, se encargaron de mostrarnos parte de los secretos con los que habían elaborado esta combinación de sabores donde encontramos chile con cereza, caramelo con higo y una tableta base chocolate negro y mousse. Todavía con el sabor en la boca de un exquisito caviar de cacao tuvimos tiempo de pasar por algunas de las salas de la Fundación Suñol donde admiramos algunos cuadros de la mejor vanguardia artística como algún Tapies o algún Andy Warhol.

Dejamos Barcelona y enfilamos la autovía hacia Masquefa, pequeña localidad entre viñedos, pinos y en el horizonte las duras rocas de la montaña de Montserrat, aquí el diseñador chileno, Peter Aedo, afincado en Barcelona desde hace más de treinta años nos reunió para celebrar por todo lo alto sus bodas de plata en el mundo de la moda. El lugar elegido, Can Bonastre, un winestyle inaugurado hace pocos meses y en el que en sus dos suites o en cualquiera de sus doce habitaciones es posible soñar, descansar, divertirse, en suma, disfrutar del arte de vivir. En este encantador hotel de cinco estrellas nos encontramos con la posibilidad de acceder a todo un torrente de sensaciones en el entorno relajante y tranquilo de su “acbua spa” donde se puede disfrutar de estimulantes tratamientos beneficiosos para la salud del cuerpo y del alma gracias a las virtudes del vino y del agua: vinoterapia, sauna, camino de sensaciones, piscina cubierta con diferentes chorros de agua tonificante y relajantes y diferentes tipos de baños aromáticos en la propia habitación y a gusto del cliente.

La familia Vallès, propietaria del local, ha llevado adelante este proyecto de recuperación de una finca que data del siglo XVI y cuya historia ha estado estrechamente ligada al cultivo de las tierras y a la capilla de Santa Magdalena situada anteriormente al lado de la masía que hoy ocupan la bodega, las oficinas y el hotel. Paseando por sus instalaciones nos encontramos con una muestra de este mestizaje entre lo antiguo y lo moderno al observar como al lado de un ascensor transparente y de acero se han respetado la vieja madera de las vigas y la anchura de sus muros. Al morir la tarde en las aguas del lago sito en uno de los jardines se reflejaban las siluetas de las modelos, que de tres en tres, iban apareciendo por la pasarela de madera, adornada con su correspondiente alfombra roja, entre los aplausos de admiración del público asistente donde pudimos ver caras tan conocidas como las de la ex primera dama de Catalunya Marta Ferrusola acompañada de las también “convergentes” Helena Rakosnik y Helena Presas entre otras amigas, conocidas y clientas del diseñador, algunas de las cuales llegaron al lugar en lujosos vehículos cortesía de la casa Jaguar. La colección se llama Costa Brava, quizás el nombre y la variedad de tonos le ha venido dado a Peter Aedo mientras esbozaba alguno de sus modelos en la casa que tiene en Calella de Palafrugell. Un aire Mediterráneo con verde de pinos, amarillo de la ginesta y azul del mar sirvió para plasmar entre las creaciones presentadas recuerdos de veranos inolvidables. Desfilaron vaporosos vestidos ligeros como la brisa, organzas, sedas y tules bordados. Vestidos de línea sirena, mezclados con profundos escotes y espaldas al aire. Cerró este vendaval de elegancia y colorido una novia que lucía un vestido de encaje sobre bordado con escote palabra de honor, bandas de organza drapeada ajustando el talle abriéndose en capas plisadas de tul y organza de seda. Antes de volver al bullicio y el calor de la ciudad pudimos charlar con los asistentes mientras degustábamos los diversos platos de una cena-cóctel celebrada en los jardines de helipuerto de Can Bonastre. Alguien en el autobús, de vuelta a casa, iba masticando cacahuetes con miel de Eagle.

A la noche siguiente nueva salida, esta vez al Teatro Tívoli donde Pep Bou estrenó su nuevo espectáculo. “Clar de llunes” es un nuevo paseo del artista, acompañado en esta ocasión por el pianista Jordi Masó, por un mundo donde la luna tiene una gran influencia. A destacar la estupenda combinación entre la música y las creaciones de Bou entre burbujas, varias piezas de Frederic Mompou y composiciones musicales dedicadas a la luna remarcaban la fuerza del trabajo del actor en combinación con sus inseparables pompas mágicas. Impresionante el final del espectáculo cuando Pep Bou se mete, literalmente, dentro de una burbuja para sorpresa de los espectadores que aplaudieron con fuerza éste y todos los impactos visuales del espectáculo

A la salida del teatro todavía resonaban por las calles y plazas de la ciudad los cohetes, que nos recordaban que esa noche era la verbena de Sant Pere cuando todavía teníamos en la retina las hogueras de la noche de Sant Joan.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris