Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-musica

Etiquetas:   Crítica Disco   -   Sección:   Revista-musica

La Jambre - "Saltalindes" ( Bujío, 2004)

J.M. Vilches Alonso
Redacción
sábado, 30 de junio de 2007, 22:00 h (CET)







Música tradicional andaluza. Una etiqueta que poco describe y menos ayuda a la hora de calificar el magnífico trabajo de La Jambre. Una formación jerezana que en tan sólo cuatro años ha conseguido auparse al trono de mayor exponente y representante del folklore andaluz. A mediados de 2007 sacarán su próximo álbum “Las Lunas de Astarté”, por lo que éste es un buen momento para recordar su casi penúltimo gran trabajo.

“Saltalindes” es un trabajo que navega entre aguas aparentemente distantes como las percusiones árabes, la sonoridad turca y el carácter festivo y de añoranza de las bandas gitanas de Europa del este. Todo ello bajo amplio toldo que les proporciona el nutrido legado folklórico de la baja Andalucía. Y, sin embargo, no tiene nada que ver con el flamenco. Porque Andalucía no es sólo flamenco y la tradición musical andaluza no es sólo flamenco. Melodías zíngaras y una pizca de los Balcanes es lo que hoy se encuentra en Jerez de la Frontera.

El “saltalindes” es un ser de leyenda que corre por los campos, sin ningún tipo de cortapisas y que según las creencias populares no era bienvenido por campesinos y pequeños propietarios. La Jambre también salta entre diversas sonoridades, pero siendo su música en éste caso muy bien recibida. Letras con mucha picaresca por su carácter popular y seguramente también por la propia manera de La Jambre a la hora de elegir los textos. Hay que destacar la colaboración en la grabación de “Saltalindes” de músicos tan influyentes como Vincent Molino, de Radio Tarifa; Sebastián Rubio, de la Musgaña; y Manuel Mateo, de Lombarda.

El disco se compone de once composiciones tradicionales y dos de la propia banda. “El Río de Cartuja” da comienzo cargado de sátira, una canción que según el propio grupo solía cantarse de camino al río Guadalete. Sin duda un auténtico goce para escuchar, disfrutar y bailar en directo. Continúa con “Debajo de la hoja”, una de amor con la voz más flamenca del disco, para seguir con la instrumental “Saltalindes”.

Otra de las joyas de este trabajo “Dale a la vara”, con una gran letra y un final que nos transporta a regiones más al este. La Jambre se atreve también con “La canción de la Molinera”, un tema popular en muchas regiones de España, pero que en ésta personal visión adquiere un tono más dramático e íntimo.

La tradición musical y oral andaluza se mantiene viva a duras penas con trabajos tan meritorios como éste, porque La Jambre ha sabido condensar en menos de una hora un trabajo que seguro ha sido de años: una música genuinamente andaluza y al tiempo repleta de sonidos y estructuras de otras culturas. Un pequeña joya.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris