Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Punto crítico  

SGAE = susceptibles

Raúl Tristán

domingo, 1 de julio de 2007, 05:46 h (CET)
Siempre he pensado que aquel poderoso que se siente herido, injuriado, insultado o atacado por alguien "inferior" a él(ojo, inferior en el sentido de disponer de menores recursos económicos, publicitarios etc. no intelectuales, por supuesto, ni humanos, y sobre todo dado el caso que voy a traer hasta estas líneas) digo que, ese poderoso, si lo demuestra con grandes ademanes, alaracas, con descargas desproporcionadas de artillería, es porque algo esconde, algo teme, algo de razón da a los argumentos expuestos por ese su supuesto terrible enemigo. Vamos, que justifica plenamente el discurso de su atacante.

Y eso, señores, es lo que está ocurriendo con Julio Alonso, de Merodeando.com y Weblogs SL, un hombre libre que ha hecho de la blogosfera un lugar más habitable, un espacio abierto de comunicación, un negocio y ocio, un emblema de la libertad de expresión, porque eso es y debe ser la Red: Libertad de Expresión.

SGAE= Ladrones. ¿Es acaso tan terrible? ¿A qué niveles de estúpida susceptibilidad infantil estamos llegando?

Algo similar y relacionado con este caso comentaba el certero y viperino Arturo Pérez-Reverte (¿me demandará Arturo por llamarle viperino, o quizás por tutearle?)en dos de sus magníficos artículos de su columna Patente de Corso, en XLSEMANAL, "Insultando, que es gerundio (I)" e "Insultando, que es gerundio (II)".

Cualquier hijo de vecino se siente hoy día indignado y reclama el amparo de los tribunales ante el más mínimo atisbo o reflejo de calificativo. Una extensión a la vida real de lo que acontece en la puerca "vida rosa" de los famosetes de medio pelo, que han hecho de la táctica de la demanda todo un modo de ganarse el parné.

Ánimo Julio, con su actitud, la SGAE no está sino demostrando lo que realmente muchos sabemos que es: un negocio para cuatro gentes que viven de eso, de sacarles los cuartos a todo aquel que se le pone por delante. Que les pregunten a ciertos "artistas". El cuento de los derechos de autor da de comer a muchos. Mientras Sabina, o Robert Smith, se lo curran, otros "pollos" viven del trabajo de los primeros, y encima se ponen de morros y cargan contra todo aquel que desvele la verdad.

¡Ánimo Julio, no rebles que sólo te están dando publicidad positiva y gratuita!

Noticias relacionadas

¿Quién elegirá al nuevo gobernante de UK?

​Al final va a ser la militancia conservadora la que elija al nuevo primer ministro

​El valor y la noble vocación de la política municipal

La política en general, hoy puesta en dudas con el telescopio de los hooligans de la verdad absoluta, es un mal negocio

​Deslegitimando a la homofóbia: El argumento del segmento cultural para desnudarlo tal cual es

​Por muchos años, la cultura hegemónica del heterosexual construyó un discurso en el sentido de que la homosexualidad era una enfermedad

Prisión permanente revisable, sí

​Entre los padres de Mariluz, Marta del Castillo, Sandra Palo y Diana Quer se han recogido casi ocho millones de firmas

El analfabetismo funcional está mermando el español

Me reconstruyo en las palabras
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris