Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Estado Moral de España

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
sábado, 30 de junio de 2007, 10:39 h (CET)
La clase política prepara su postrer debate parlamentario sobre el Estado de la Nación, antes de las vacaciones. Tratarán todos los aspectos del tema, menos uno, a mi juicio el más importante, el moral.

Quizás, a no pocos españoles de a pie, más que una abrumadora sesión con exposición de datos políticos, sociales, económicos etc, nos interesaría oír lo que piensan nuestros representantes sobre el estado moral de España. Imposible. No es correcto, ni interesa a la clase dirigente.

Es por esto, que en virtud del libre derecho democrático a opinar, juego mi cuarto a espadas, para decir , libremente, cómo veo al pueblo español, bajo el aspecto moral. Lo resumo en tres palabras: .

-Inversión. Muy mal negocio hemos hecho los españoles al invertir los valores que conservábamos como herencia de nuestros ancestros. Cambiamos oro por oropel. Sí, es cierto, ahora tenemos más dinero, más confort, más modernidad, pero al arrinconar los valores trascendentes de Dios, la fe, la Iglesia, la práctica religiosa etc, tenemos menos paz interior y exterior y somos menos felices como individuos y colectividad.

-Regresión. Pese al cacareado progresismo de izquierdas, hemos regresado a etapas más primitivas. Sin respeto por nada ni por nadie. Nos hemos convertido en seres materialistas, egoístas y consumistas. El vale todo, con el relativismo y laicismo dominantes, nos ha llevado a ser como cavernícolas en lo moral. Nadie se fía ya de nadie y la mentira, la estafa, el robo y envidia están a la orden del día. Las leyes y la Justicia no son respetadas por sí mismas…

-Perversión. Hemos viciado la convivencia. Llamamos bien al mal. No existen leyes objetivas y fijas. Es bueno lo que me apetece o hace la mayoría. El Estado ha invadido el derecho de los padres en la educación moral de los hijos. Sólo existen derechos para todos. El sexo libre sin compromisos, la familia machacada y lo legal por encima de lo moral….

Quizás peco de generalizar demasiado o no ser realista. Me alegraría que alguien mostrase si exagero o estoy equivocado. Gracias.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris