Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

No es momento de pancarta

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
jueves, 28 de junio de 2007, 14:00 h (CET)
La trágica muerte de seis de nuestros soldados en el Líbano está teniendo la calma y la cautela que se merece, tanto en la posición cómo en la opinión pública. El hecho de que no tuvieran inhibidores de frecuencia para anular la activación de explosivos por radiofrecuencia, no debería tener la inmisericorde campaña de acoso y derribo que practicó el partido socialista tanto en la oposición cómo en el gobierno con motivo de las víctimas del Yak-42 y el apoyo humanitario en Iraq.

No llegaron los inhibidores que Defensa ordenó colocar en los blindados desplegados en las zonas de guerra. Eso podrá ser cuestión de reclamación por vía judicial como lo fue por el Yak-42, pero no de instrumento partidista de azote al Gobierno del que salen siempre perjudicadas nuestras Fuerzas Armadas. Es momento de condolencias y reconocimiento por estos valientes caídos en esta moderna forma de guerra que es el ataque indiscriminado del terrorismo. También es momento de transparencia de las actuaciones de nuestros ejércitos y el detalle periódico de la realidad que les rodea, concatenada con presupuestos militares similares a los países occidentales de nuestro entorno, que eviten riesgos adicionales a sus peligrosas funciones. No es momento de la pancarta de NO A LA GUERRA, practicado por quienes ahora dirigen a nuestros militares. Sí lo es de explicaciones del presidente del Gobierno que sigue envuelto en lenguaje de la paz perpetua. Es hora de estar con los caídos, sus familias y los militares que desempeñan tan ardua tarea. Reconocimiento, transparencia y verdad, son conceptos que a ellos le debemos.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris