Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El vehículo militar Vamtac

Justo Sierra, reponsable de marketing de Urovesa
Redacción
jueves, 28 de junio de 2007, 14:00 h (CET)
Aunque con retraso, he tenido la oportunidad de leer el artículo de Raúl Tristán titulado "Nuestro ejército, en guerra" publicado en el apartado "Punto Crítico" el pasado 15 de marzo de 2007. En dicho artículo, el autor define al vehículo Vamtac, que se encuentra en dotación en nuestro ejército y fabricado por Urovesa, empresa de la que soy el responsable de marketing, textualmente como "el Hummer de los pobres". No queremos cometer el error de entrar en prejuicios sobre el autor o las opiniones vertidas por el mismo en el artículo; el sabrá porqué las publica. Solamente queremos aportar datos totalmente objetivos para, al menos, hacer ver a los lectores que no solamente estamos en total desacuerdo con esta expresión, sino que objetivamente podemos demostrar que el autor no estaba suficientemente informado sobre las diferencias técnicas entre nuestro producto y su más directo rival.

En primer lugar, el Vamtac es un desarrollo del año 1998, y se ha ido modernizando desde entonces, mientras el vehículo de nuestra competencia fue diseñado en 1979. Esto implica que nuestro vehículo posee un motor más eficiente, más potente, de menor consumo y de una concepción mucho más avanzada que le permite cumplir las normas anticontaminantes de la Unión Europea, cosa que el vehículo militar de nuestra competencia no podría decir. En segundo lugar, el sistema de tracción del Vamtac es, con mucha diferencia, uno de los más avanzados del mundo, por estar dotado de tres bloqueos de diferencial. De nuevo, el vehículo militar americano mencionado en su artículo no puede competir en este sentido. Todas las cotas todo terreno, sin excepción, son mejores en el Vamtac, lo cual le permite superar más obstáculos. Y para finalizar, el nivel de protección ofrecido por el vehículo español, con carrocería blindada en acero, es muy superior al del vehículo americano, cuya carrocería original es de alumnio y posteriormente se blinda con paneles añadidos. Podemos decir de acuerdo a nuestra experiencia que el Vamtac, ante diversos ataques con minas, ha salvado vidas donde vehículos de nuestra competencia hubieran sufrido muchas más bajas. Para no extendernos más en detalles técnicos podemos decir, se mire por donde se mire, que cualquier experto en vehículos todo terreno y militares reconocería que el VAMTAC es superior tecnológicamente a su rival de fabricación americana en cuanto a prestaciones, características técnicas y protección.

Urovesa es una empresa de capital enteramente español y privado, que lleva más de veinticinco años fabricando vehículos todo terreno, tanto militares como civiles, y que en la actualidad suministra sus productos a más de una veintena de países en tres continentes. Conocemos nuestras capacidades y las de nuestros competidores, acudimos periódicamente a las más prestigiosas ferias internacionales del sector, y debo decir que nuestros productos no tienen nada que envidiar a los de nuestra competencia, más bien todo lo contrario.

Aprovechamos para recomendar encarecidamente al Sr. Tristán que, como buen periodista que sin duda es, al menos contraste los datos técnicos de ambos vehículos antes de verter opiniones de forma ligera o gratuíta que pueden perjudicar la imagen de nuestros productos y empresa.

____________________

Justo Sierra es el responsable de Marketing de la empresa URO, Vehículos Especiales, S.A. (UROVESA).

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris