Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

En respuesta a la carta de la Sra. Falaguera

Ana Moreno (Vizcaya)
Redacción
miércoles, 27 de junio de 2007, 17:27 h (CET)
Tiene razón, a mí no me verá en sus manifestaciones como yo no la veré a usted en las mías. Hay personas que sienten una gran devoción por un feto mientras luego son los primeros en apoyar guerras, genocidios, discriminación, dictaduras y penas de muerte de personas ya nacidas. Y claro, como a estas personas luego les va a importar el dolor de un animal, aunque este tenga un sistema nervioso totalmente desarrollado cosa que no sucede con un feto. A esto señora se le llama hipocresía.

No voy a entra a preguntarle a usted que sumas de dinero gasta en personas necesitadas y cuanto en vicios, no voy a caer en tal falta, tiendo a respetar a las personas y pensar que cada uno gata su dinero donde le da la gana.

“la persona goza de una interioridad, en cuanto que es un sujeto con un carácter espiritual, en el que se incluye una conciencia y una orientación hacia la verdad y el bien. Por tanto, la naturaleza del hombre es sustancialmente diversa a la de los animales e incluye la capacidad de la autodeterminación basada sobre la propia reflexión y la libre voluntad.” Pues señora mía, aplíqueselo y entienda que quienes se manifestaron en Barcelona son PERSONAS y por lo tanto con una orientación hacia la verdad y el bien. También se lo podía aplicar con las mujeres que abortan, que también son personas con capacidad de autodeterminación, propia reflexión y libre voluntad. Comience, que nunca es tarde, a respetar a las personas ya que no sabe respetar a los seres que no tienen su mismo aspecto físico pero sí sienten y padecen como usted.

¿También conoce a quienes matan médicos y destrozan clínicas?

Coincidimos en algo: no ofende quien quiere sino quien puede, y hay quienes no solo no ofende con sus palabras sino que provocan una gran pena.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris