Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Nuevo Obispo de Coria-Cáceres

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
martes, 26 de junio de 2007, 18:09 h (CET)
Don Francisco Cerro es el nuevo Obispo de Coria Cáceres. Muchos esperábamos que el Santo Padre distinguiera a este sacerdote entregado y santo con tan digno nombramiento.

El extremeño don Francisco Cerro reúne todas las condiciones que un buen católico puede desear para su Obispo: cercanía en el trato; acendrada piedad; ejemplaridad edificante; palabra cálida, clara, sencilla y fluida; altura teológica; gran amor a la Virgen y al Corazón de Jesús; comunión con el Magisterio de la Iglesia; valentía en la defensa de la verdad de las cosas sin faltar a la caridad. Don Francisco se hace querer y en él se hallan, en armonía, la prudencia del sabio y la ilusión del joven. A mí lo que más me ha llamado la atención de este sacerdote de 49 años, es su sentido de la obediencia al Superior ( el Obispo y sus delegados, siendo él delegado diocesano también) y su disposición alegre y sacrificada al servicio de la Iglesia. ¿ A quién lo compararía? Me recuerda bastante al Beato Juan XXIII por su fino humor y su espíritu pacífico. El lema de Juan XXIII era "obediencia y paz"; el de Paco Cerro, obediencia y espera paciente. La necesidad ajena la hace propia y, como Juan Pablo II, ama la vida sin fisuras. Además, es valiente. Me admira la naturalidad y el sosiego con que cada año en junio dirige la Semana grande del Corazón de Jesús, pese a tantos visitantes incluso de otras provincias, como si la organización de eventos fuese para él lo más natural.

Cuando uno sabe obedecer, es idóneo para mandar con suavidad. Francisco Cerro es el Director del Centro de Espiritualidad de Valladolid, Delegado de la Pastoral de jóvenes, Consiliario de la Asociación vallisoletana Evangelium Vitae, Director de las famosas Horas Santas de los jueves en el Santuario nacional de la Gran Promesa, animador de movimientos e impulsor de nuevas asociaciones. Que Santa María de la Montaña, la advocación de la Virgen a la que tanto se acercó en su primera juventud, le bendiga, le acompañe y nos lo cuide.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris