Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Están nuestras finanzas mejor, con Zapatero?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 25 de junio de 2007, 23:33 h (CET)
Creo que sería un buen ejercicio para todos los ciudadanos españoles hacer un análisis de lo que esta legislatura del gobierno del PSOE del señor Rofriguez Zapatero nos ha representado desde el punto de vista de nuestras propias economías, que es, en definitiva, un buen baremo para medir nuestro grado de complacencia con quienes nos gobiernan. Recuerdo que el señor Presidentes, en uno de sus raptos de optimismo se atrevió a decir que en el 2010 España habría alcanzado a Alemania en renta per capita. Confieso que cuando lo leí tuve serias dudas a cerca de tal posibilidad, pero es que, a medida que pasa el tiempo, estas dudas se van convirtiendo en certezas y no creo que haya muchos ciudadanos que todavía se crean en las profecías de nuestro máximo dirigente. En realidad lo que ocurre con el señor Rodriguez Zapatero, no sé si por ser un optimista nato o por necesidad de infundir ánimos a los que le votaron –porque, a los que no lo elegimos ya poco nos pueden influir sus vaciedades –, tiene la mala suerte en sus predicciones políticas que en ninguna ocasión, ni de carambola, consigue acertar. No sé si ustedes recordarán cuando, en las elecciones alemanas, profetizaba que la Merkel perdería, apostando por la victoria Schröder; pues, como todos saben, quien ganó fue la dama; más recientemente, en este caso en las francesas, apostó por Segolene Royal como la favorita de los franceses y volvió a errar, porque nuestros vecinos del norte eligieron a Sarkozy, y además, por goleada. Visitó por primera vez la Bolsa española y, al siguiente día, sufrió una de las mayores caídas del año. Será fatlidad o coícidencia, pero la realidad es que nos ha salido gafe.

Pero su última metedura de pata, que sería motivo de irrisión si no fuera porque de su insensatez, se derivó la dramática muerte de dos ciudadanos inocentes; se produjo en su intervención de finales de año ante los españoles. Ante las cámaras de TV un Rodriguez Zapatero, eufórico, pronosticó una mejora en la erradicación del terrorismo para el 2007 y, al día siguiente, ETA se burlaba de él con un atentatado sangriento en la T4 del aeropuerto de Barajas. Desde aquel momento, tanto él como su gobierno, van dando palos de ciego pretendiendo justificarse. Lo peor de todo es que su descrédito ha llegado a rozar el ridículo con la última “genialidad” de la banda terrorista que, en el momento más insospechado, ha decidido romper, unilateralmente, el alto al fuego. Esta acción de ETA ha sido capaz de dejar a nuestros gobernantes en un estado de catarsis total. Descolocados intentan, como último recurso, culpar de todo al PP, pero son tantas las veces que han mentido que ya nadie les concede la más mínima credibilidad.

Si es cierto que gozamos de una cierta bonanza económica, en ningún caso es atribuible a las medidas tomadas por el Ejecutivo. El señor Solbes, un ministro Guadiana, que sólo aparece para echarles un cable a sus compañeros de partido; se ha limitado a seguir la estela de su antecesor en el cargo, señor Rato. En cualquier caso, lo de la OPA de Endesa, con toda su retahila de irregularidades legales y el apoyo descarado del Gobierno a la Enel de Prodi (fuertemente participada por el gobierno italiano) en contra de E’On; no sólo ha puesto en evidencia a los señores Clos,Sebastián y Arenillas (estos dos últimos dirigentes de la sociedad Intermoney), de la Oficina Económica del Gobierno, sino que ha contribuido a que los ciudadanos tengamos que encajar un aumento de coste del suministro léctrico a causa de las cesiones que tuvieron que hacerse a Enel y Acciona para que, estas sociedades, se decidieran a mejorar la oferta de E’On. De aquellos lodos estos polvos y, a pesar de las advertencias de la CNE, las tarifas eléctricas se incrementaron, a principios de año, en un 2% y ahora, de nuevo, en otro tanto que, en conjunto, suma un el 4’6 %. No parece que eso sea todo porque para final de año se anuncian nuevas subidas. A pesar de que el Gobierno prometió que nunca, el incemento de coste, sobrepasaria el IPC; ha queda en evidencia que nos mintieron ya que la suma de los dos aumentos supera con creces el IPC del año. El resultado puede ser de película de Hitchcot, con la tenebrosa escena final donde el malo del film, nuestro propio Gobierno, entrega a las hienas a la princesa eléctrica, Endesa, para que la destrocen y se la repartan entre ellas. La mejor eléctrica nacional, condenada al desguace.

Es palmario que la diligencia que demuestra la Administración al pedir que los sueldos se mantengan en niveles moderados, no se compadece con la facilidad con la que se permite que quienes influyen en el IPC, especialmente en los productos de primera necesidad, aumenten, sin medida ni límite, sus precios. ¿Y esos son los que se llaman, a si mismos, socialistas? ¿Cómo pueden pedir que nos sacrifiquemos, cuando ellos dan ejemplo de corrupción y desprecio por aquellos que los votaron? Díganselo, si no, a todos aquellos que tuvieron que endeudarse para comprase un piso y, animados por los bajos intereses de las hipotecas, se decidieron a entramparse para adquirir una vivienda. Los tiempos son distintos y ahora el Euribor ha subido; con la desagradable consecuencia, para los que se embarcaron en la aventura, que ello supone también la subida de las cuotas que, en muchos casos, puede suponer el doble de los gastos previstos. La repercusión que estas subidas han supuesto para el presupuesto familiar ha conseguido desequilibrar el presupuesto familiar de los afectados; lo que, como resultado adicional, puede suponer que se desatengan los pagos de las cuotas, xcomo queda reflejado en los informes de los bancos que, a la vez, han visto incrementada sus listas de morosos hipotecarios.

Por si fuera poco, ha habido en España una subida de la presión fiscal. La recaudación de impuestos ha subido a un ritmo superior a lo que lo ha hecho la economía española. Desde que se hicieron cargo del gobierno los socialistas, la presión del fisco ha pasado de un 34’53% a un 36’52%; lo que tira por los suelos la promesa electoral del Ejecutivo de “no aumentar la carga fiscal”. Pero, no parece que se hayan tomado las medidas precisas para remediar estos desequilibrios. Tampoco parece que sea, en este momento, la principal preocupación de Rodriguez Zapatero, más empeñado en su “proceso de paz” y en satisfacer a los catalanes con su Estatut, que en gobernar para todos los españoles.Porque lo que, en definitiva, se le exige a todo gobernante es que mejore las condiciones de vida de los ciudadanos, sean de un color u de otro. Hay cuestiones esenciales de las que ocuparse como:la Justicia; la enseñanza, el orden público, que garantice la seguridad de los ciudadanos; la sanidad; la vivienda etc. Pero, es evidente que, para ellos, esto son problemas secundarios, porque lo único que, en definitiva, parece que quieren conseguir es su perpetuación en el poder. ¡Desde luego, con mi voto, no!

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris