Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Todo se puede creer…

Pascual Falces
Pascual Falces
lunes, 25 de junio de 2007, 23:33 h (CET)
A través del retrovisor, y bajo la lluvia nocturna, el taxista vio como el cliente que trajo desde un bar de copas, seguía en la acera como rebuscando por los bolsillos.

– “Nada como tomar un taxi, ¡glup!”... –se decía el borrachito explorando por todos los bolsillos en búsqueda de sus llaves. No aparecían a pesar de sus múltiples y repetidos gestos. -¡Esta es mi casa!... –exclamaba susurrando, contento de haber llegado. Los botones del portero automático se ofrecían ante él como solución. –“Buena es mi mujer, como para despertarla a estas horas”... Y se le ocurrió llamar a su vecino de rellano, un tío amable. “Hoy por mi, mañana por ti”… -pensó. –Anda, pasa, Eduardo, que vienes bueno… Ya en el portal, el borrachito se decía: -¡Este es mi portal!... ¡Este es mi ascensor!... Subió hasta la quinta planta, y, al llegar, susurraba: -¡Esta es mi planta!... Vacilante, llegó hasta el 5ºD, y emocionado, se dijo: -¡Este es mi piso!... Dio con la pequeña llave, y exclama alborozado: -Por fin, ¡esta es mi llave!... ¡Esta es mi puerta!... ¡mi cerradura!... Y tras algunos intentos, acertó para abrir y entrar en la oscuridad de su casa. -¡Esta es mi casita!... ¡este es mi pasillo!... seguía murmurando en voy muy baja, después de arrojar la ropa mojada sobre el perchero. -¡Este es mi perchero!... Por fin, ante la puerta de su dormitorio, sin zapatos para no hacer ruido, vuelve a pensar: - ¡Este es mi cuarto!... A oscuras, encuentra los pies de su cama, por lo que muy contento, se repite: -¡Esta es mi cama!... Arrojó el resto de sus ropas hacia donde tendría que estar la butaca, -¡Esa es mi butaca!... contento de identificar todo lo suyo. Finalmente, se acerca a la cama, y palpando con suavidad, percibe la curva formada por las rodillas dobladas de su mujer, y masculla: -¡Esta es mi mujer!... Siguió palpando, y notó entre ellas el bulto de un cuerpo varonil. Así que, en el colmo de su alborozo, después de haber encontrado todo, y sin molestar, ni haber avisado de que volvía esa noche, el borrachito exclamó: ¡Este soy YOOOO!... (Apuntes con zoom)

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLIV)

El Vaticano no debe ser una panda de chorizos al estilo de Alí Babá y los cuarenta ladrones

República del Paraguay y República de Corea: Celebrando 55 años de Amistad

“Paraguay siempre ha estado apoyando a la República de Corea en el escenario internacional"

No hay verso sin verdad, ni poética sin verbo

“Contra el poder de avasallar, el deseo de hacer justicia"

Venció quien debía

La regeneración del PP, misión de P. Casado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLIII)

Hay que reconocer que en el Opus Dei han sido más pacíficos que Alejandro VI o Hitler. Se agradece
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris