Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Sector ruso de energía eléctrica a la espera de inversores extranjeros

Vasili Zubkov
Redacción
domingo, 24 de junio de 2007, 22:43 h (CET)
El intenso crecimiento económico que experimenta Rusia en los últimos años ha desatado una demanda continua y creciente de energía eléctrica.

Algunas zonas del país, como su capital, Moscú, la provincia de Moscú, regiones de la parte europea, los montes Urales y Siberia Occidental, ya figuran en la lista de regiones cuyo suministro eléctrico es deficitario.
Según algunos pronósticos, el año próximo la demanda de energía eléctrica crecerá un 5,2 por ciento en todo el país, y en algunas zonas hasta el 10 por ciento, y para suplir esa demanda, el sector eléctrico ruso necesita como el aire inversiones, entre ellas extranjeras.

En perspectiva, el déficit de energía eléctrica puede frenar el desarrollo económico de Rusia y por esta razón, simultáneamente a la privatización del sector eléctrico (a excepción de las plantas hidroeléctricas y nucleares), el Gobierno ha puesto en marcha un impactante programa que prevé la construcción de nuevas centrales generadoras y también planes para modernizar las existentes.

Según ese programa, para el año 2010 la producción de energía eléctrica en el país deberá aumentar en 41 gigavatios de potencia, y para el 2020 ese incremento equivaldrá a 180 gigavatios, más del doble en comparación con los 209 gigavatios que producen actualmente las plantas eléctricas del país.

Naturalmente, un aumento tan considerable de generación eléctrica no puede producirse sin un flujo de ingentes recursos financieros, en particular los que puedan aportar los inversionistas extranjeros, sobre todo ahora, cuando hay motivos que alientan su participación en el desarrollo del sector eléctrico debido a al menos tres factores.

El primero de ellos es la expresa voluntad por parte de las autoridades rusas de desarrollar ese sector económico con ayuda del capital extranjero. En el XI Foro Económico Internacional celebrado recientemente en San Petersburgo, el presidente ruso, Vladímir Putin, fue claro: “Contamos con la participación de los inversores extranjeros”, al subrayar que en los próximos diez años, Rusia deberá aumentar 1,5 veces su producción de energía eléctrica.

El hecho de que el presidente de Rusia figure como el principal promotor para que el capital extranjero participe en el sector eléctrico ruso debe interpretarse como una garantía de credibilidad para los potenciales inversores.

Y para que el inversionista nacional o extranjero pueda comprender las reglas de juego que imperarán en el sector, el Gobierno ha fijado un esquema muy concreto del proceso para la privatización del mercado eléctrico.

Ese proceso está encaminado a incrementar la rentabilidad del sector, un aspecto de importancia clave para el inversionista.

El segundo factor que estimulará el interés de los inversores extranjeros está vinculado a un volumen muy considerable de capital con el que se propone participar el Estado y las empresas privadas rusas en el sector de energía eléctrica.

El programa de inversión nacional para desarrollar el sector de la energía eléctrica supone inversiones por un monto de 115.000 millones de dólares hasta 2010.

Según estimaciones de la empresa Sistemas Unificados Eléctricos de Rusia (RAO- EES) para el desarrollo del sector de la energía eléctrica se destinarán 30.000 millones de dólares en 2008, de ellos 3.200 millones de dólares procedentes del presupuesto.

La inversión en el sector de energía eléctrica aumenta considerablemente de año en año: de 2.000 millones de dólares en 2005 a 20.000 millones el año pasado.

A juicio de Andréi Deméntiev, viceministro ruso de Industria y Energía, la mayor parte de las inversiones del sector en 2008 -20.000 millones de dólares- será aportada por seis compañías generadoras a nivel federal (OGK) y catorce regionales (TGK) que deben ser privatizadas en el marco de la reforma de RAO-EES, la mayor electrificadora del país, controlada por el Estado.

El esquema para la entrada de inversores extranjeros en las empresas generadoras será comun para todos: mediante IPO, oferta inicial pública de acciones.

Y en tercer lugar, hay que resaltar que las condiciones para emprender negocios en Rusia cada vez son más confortables, lo que explica el crecimiento sin precedente de las inversiones extranjeras directas en sectores clave de la producción.

En los primeros cinco meses de 2007, la inversión extranjera en la economía rusa sumó 65.000 millones de dólares, y si al finalizar el año asciende a los 100.000 millones, Rusia tendrá un incremento de inversión foránea superior al de China.

Ese creciente interés de los inversores extranjeros en Rusia quedó demostrado en el anteriormente mencionado Foro de San Petersburgo, en el que participaron representantes de 500 compañías catalogadas entre las más importantes del mundo, 220 de ellos eran directores generales o presidentes de directorios empresariales.

A juzgar por sus resultados, el foro fue un éxito pues se firmaron acuerdos de inversión por un monto superior a los 13.500 millones de dólares, de éstos 4.000 millones de dólares en inversiones directas extranjeras.

Esto significa que hay razones de sobra para que el capital extranjero tenga interés por el sector de la energía eléctrica de Rusia.

Expertos de RAO-EES aseguran que electrificadoras de renombre internacional ya están dispuestas a inyectar capitales de forma masiva en sector eléctrico ruso, como la finlandesa Fortum, la italiana ENEL, el grupo alemán E.ON, Endesa de España, Electricité De France y la estadounidense AES.

Varias de esas compañías ya operan en Rusia, como ENEL , la primera en ingresar en el sector eléctrico ruso. En cooperación con la electrificadora rusa ENS, ENEL desde 2004 comparte la administración de Central Térmica Noroeste, hasta el momento, el primer proyecto mixto del sector eléctrico puesto en marcha en el país.

La E.ON. germana también es conocida en Rusia y recientemente suscribió un acuerdo con las autoridades de la región siberiana de Tiumén para la construcción de una central eléctrica con turbinas a gas de 3.000 megavatios de potencia en la ciudad de Tiumén, proyecto que supone inversiones por más de 1.000 millones de dólares.

Además, el gigante alemán ha expresado su intención de adquirir un paquete considerable de acciones en al menos dos empresas rusas de generación eléctrica de nivel federal (OGK) y una regional (TGK).

La finlandesa Fortum también se afianzó en Rusia al adquirir el denominado paquete de acciones de bloqueo (hasta el 25 por ciento) de la TGK-1, en otra muestra del interés de las electrificadoras de Europa y Norte América por orientar su expansión en el segmento electro-energético ruso.
Según un alto ejecutivo de ENEL, los próximos años las inversiones de las compañías extranjeras en el sector eléctrico ruso podrían ascender a 15.000 millones de dólares.

Al mismo tiempo, los proyectos de inversión de las compañías extranjeras pueden chocar con algunas limitaciones. Según la legislación rusa, en un futuro próximo los extranjeros sólo podrán tener menos del 50 por ciento de las acciones de las TGK, con lo que el control de éstas quedará en manos del Estado. Esta norma no se aplicara las OGK, que operan en el denominado mercado eléctrico al por mayor.

En consecuencia, la italiana ENEL , que cuenta con el paquete de acciones de bloqueo de la OGK-5, puede mediante una IPO elevar su portafolio de acciones hasta adquirir el control. Fortum, en cambio, puede no llegar ha hacerse con el control de la TGK-1.

____________________

Vasili Zubkov, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris