Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los toros, una fiesta catalana

Carmen M. Maciá (Barcelona)
Redacción
domingo, 24 de junio de 2007, 15:04 h (CET)
Como se ha visto con la reciente corrida de José Tomás, el nacionalismo catalán intenta siempre transmitir la idea de que los toros son un elemento extraño a Cataluña. Craso error.

Aunque a algunos les pueda sorprender, antes de que se celebraran corridas de toros en Andalucía, ya se celebraban en Cataluña. Por toda la geografía de la Cataluña interior abundan localidades con tradición taurina como Olot, Vic, Cardona, Ripoll o Camprodon, la mayoría de las cuales tienen plaza de toros. Y hace más de 600 años las máximas autoridades catalanas, los Condes de Barcelona, ya organizaban festejos taurinos. Sin embargo, el nacionalismo ha optado por ocultar y hostigar una tradición tan arraigada en Cataluña por el mero hecho de tratarse de una expresión evidente de una cultura común compartida con el resto de España.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris