Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La parte por el todo   -   Sección:   Opinión

Sesión continua

Óscar Arce
Óscar Arce
domingo, 24 de junio de 2007, 10:13 h (CET)
A partir del surgimiento de las primeras factorías apareció una nueva clase social íntimamente ligada a la producción industrial. La burguesía, a caballo entre los opulentos por vía ancestral y los pobres crónicos, controlaba la parcela de poder que la revolución industrial evidenció entre ambos grupos.

Los nobles seguían siendo nobles, los burgueses motores de la economía y los pobres mutaron en proletarios. El capitalismo avanzaba de manera atroz, como solamente por medio del libre mercado se puede concebir.

El conflicto ha sido para los marxistas el detonante del cambio social en la historia. En esta fase de la historia del hombre, la lucha de clases supuso el choque tras el cual debería nacer una nueva manera de entender las relaciones entre humanos.

La lucha de clases de abajo a arriba podía ser resuelta de manera personal o material. Es decir, agrediendo al patrón o agrediendo a la mercancía.

Tengamos en cuenta que el sistema capitalista tiene la virtud de cosificar lo humano hasta mercantilizarlo por completo. Cuando el ataque se dirige hacia la persona que hay detrás del producto, ineludiblemente la víctima volverá a levantarse. En otro cuerpo, en el del hijo, en el del heredero sea quien sea.

Sólo la anulación del objeto supone un colapso de la situación. La destrucción de las máquinas que menosprecian al artesano.

O las huelgas. Tanto positivas como negativas, produciendo en exceso o cortando de raíz el proceder de la cadena. En cualquier caso, resistencia de los trabajadores contra la sobreexplotación de sus cualidades físicas y/o mentales.

Si los propietarios de los cines cierran sus salas en señal de protesta no es en contra del avance feroz del capitalismo, sino a favor de seguir sumando beneficios en detrimento de la programación de cine autóctono.

No han ido a la huelga, no. Han decidido cerrar las salas y colgar el cartel de “(mientras el negocio funcione) que inventen ellos”.

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris