Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Último juicio a Javier de la Rosa

Rafael del Barco Carreras
Redacción
sábado, 23 de junio de 2007, 09:48 h (CET)
Anteayer, 19-6-2007, aparece en alguna televisión y medios la noticia de la aceptación de un año de condena por una estafa de más 300 millones de las pesetas de 1995 por JAVIER DE LA ROSA MARTÍ. Es lógico que un hábil estafador bandee igual a sus víctimas que a la Justicia, pero a mí, que por desgracia no soy abogado y que también por desgracia mi cultura jurídica se formó con las películas americanas, a pesar de varias asignaturas de derecho en el Instituto Bancario, la empanada mental me crece con los años, sin cuadrarme nada. Trescientos millones, un año (o cinco años, y cinco y medio por varias docenas de miles de millones en la Audiencia Nacional), después de doce años de instrucción. Encubrir a su padre, detenido, tres años preventivo, y condenado a esos tres años pasados en prisión. Y a Bruna de Quijano, de mi mismo caso, por mucho menos 23 años. Solo se me ocurre que aquellos textos de mis estudios eran meras palabras, códigos que bien macerados se cocinan al albur de grupos de profesionales. O sea, ARBITRARIEDAD, antesala de la CORRUPCION. Puede que hasta en este caso se hayan cumplido las leyes escrupulosamente, los corruptos son muy escrupulosos en los contenidos jurídicos. Una nota de prensa dice que en el 1995 necesitaba liquidez para sus numerosos gastos corrientes. DOCE AÑOS después el más embargado de los delincuentes españoles, sin ningún bien conocido ni más actividad que defenderse, sigue al mismo nivel de “gastos corrientes”, o sea, que en doce años se ha gastado, por lo bajo, otros trescientos millones en gastos de bolsillo. En cualquiera de sus muchas estafas, trescientos millones son calderilla. ¡Claro que debió repartir a mansalva porque en un Estado tan intervencionista como el Español a esos niveles es imposible sin las más altas instancias!. Yo, de los kuwaitíes, pediría la responsabilidad civil subsidiaria del Estado Español, y así, de paso, descubriríamos a más corruptos.

El actual Presidente de la Audiencia, Don José Luis Barrera Cogollos, firmante, con Adolfo Fernández Oubiña, de la sentencia en 1983 del CASO CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA, si bajara de su pedestal podría explicármelo, y también el porqué en el caso de su firma se conglomeran los mayores corruptos y amorales de aquella Barcelona, todos respetables entonces. O mejor Oubiña que “trabaja” ahora de jefe de la “Sección de Fauna” del Bufete Piqué Vidal, de quién la noticia dice se libró de esta estafa. Pero en cuanto al presente caso, me gustaría saber si el estafado LORENZO ROSAL BERTRAND, consejero entonces del BANCO GARRIGA NOGUÉS, y hombre de absoluta confianza de De la Rosa, como lo demuestra un escrito ante notario de fecha 24-11-1981, en un caso donde también otro acusado en otro de los muchos enredos de SU GRUPO, O BANDA, terminó tras largas condenas muriendo en la cárcel, CARLOS ODENA, sabía que el banco donde trabajaba creció a cuenta y por cuenta de los 10.000 millones estafados al CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA, y que los tres acusados, y en la cárcel, poco o nada tenían que ver. Pero en el documento, que manejo 26 años después, asoma un turbio asunto donde aparece SIRSA, que acabó a tiros y quemando el despacho del abogado CARLOS OBREGÓN, muerto de infarto. Y hay más nombres en ese documento, gente de confianza, ENRIQUE MARUGÁN GIRÓ, que en una terca y costosa actuación ante varias justicias acabó con el juez, mi por desgracia abogado en el Caso Consorcio, LUIS PASCUAL ESTEVILL, por haberle extorsionado. Y más curiosidad, también extorsionó a Rosal Bertrand. En el aire hay tantas preguntas sin respuesta que seguiré incordiando. Me llama la atención también ver junto a De la Rosa al abogado FRANCISCO JUFRESA, que formaba parte del bufete de GONZALO QUINTERO, sustituto de Pascual Estevill cuando lo despedí harto de cárcel y mentiras, y que según publicaría la prensa acabaron “grandes amigos”. Si involuntariamente uní Piqué Vidal con Pascual Estevill, parece que su sustituto siguió el mismo camino. Si INTERNET me lo permite, y parece que el monstruo informático es difícil de comprar como a la PRENSA, seguiré en mi obsesión particular.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris