Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Sexo seguro?

Remedios Falaguera
Remedios Falaguera
sábado, 23 de junio de 2007, 09:48 h (CET)
Temo desilusionar a los defensores de la promiscuidad y más a los que verborrean sin escrúpulos que el sexo entre adolescentes es normal y sano. Pero, como viene siendo habitual desde hace varios años, los estudios científicos no les avalan.

El estudio más reciente, realizado por la Universidad de Washington en más de tres mil jóvenes entre 17 y 25 años, previene del rapido e imparable avance del Mycoplasma genitalium, una enfermedad de trasmisión sexual, hasta ahora casi desconocida, producida por una bacteria que se trasmite entre los usuarios de preservativos.

Según la doctora Lisa Manhart, investigadora principal del estudio, “el 1 por ciento estaba infectado con Mycoplasma genitalium, el 0,4 por ciento por gonorrea y el 4,2 por ciento por la clamidia… Aunque suelen producir la inflamación de los testículos, enfermedades neonatales y artritis reactiva, muchas infecciones por M. genitalium son asintomáticas y, en muchos casos, existe un alto riesgo de infertilidad en el que la padece”.

Si a esto le sumamos la nimiedad de que el 40% de los jóvenes, según las últimas encuestas, asumen conductas de riesgo en sus relaciones sexuales, pese a que aseguran tener todo tipo de información sobre las consecuencias y los métodos anticonceptivos, queda suficientemente demostrado que promocionar y facilitar el uso del preservativo es perjudicial para la salud.

¿Por qué engañar a nuestros jóvenes con campañas de información sexual para prevenir las enfermedades infecciosas y los embarazos no deseados si ahora sabemos que éste no es el mejor método para evitarlos? ¿Por qué les orientamos hacia una promiscuidad cada vez más trágica y peligrosa para su salud, en vez de responderles con la verdad sin que nos tachen de carcas? ¿Por qué no decirles que pueden apostar por una alternativa segura, sana y barata que se llama abstinencia sexual, que previene el sufrimiento físico y moral de las relaciones de “aquí te pillo, aquí te mato”?

Una cosa es cierta. Presentar a los adolescentes un programa de información veraz sobre los peligros de las relaciones sexuales y un programa educativo para concienciarles de los innumerables beneficios que lleva consigo el decir que no a una relación esporádica no da rentabilidad económica.

Dr. Weed, director del estudio "¿Abstinencia o Educación Sexual 'integral'?", del Institute for Research and Evaluation (IRE) en Salt Lake City, Utah, (Estados Unidos), nos asegura que la abstinencia es el mejor método para prevenir enfermedades de transmisión sexual (ETS) así como las complicaciones psicológicas que de ello se deriva. Añade que "en Estados Unidos, las tasas de actividad sexual han ido bajando en los adolescentes durante los últimos 12-13 años, lo que coincide con el inicio de la educación para la abstinencia…. Sin embargo, el aborto, los embarazos y los nacimientos fuera del matrimonio se han incrementado en un grupo de más edad, 19-25 años, al que no se le ha dado educación para la abstinencia".

El hecho de elegir la abstinencia, a pesar de que poca gente la favorece, tiene unos beneficios que permanecen y se incrementan con el tiempo y, digan lo que digan los embaucadores de nuestros jovenes, a fuerza de la repetición de actos, decir que no, fortalece el control de sí mismo, la responsabilidad, las amistades sólidas y verdaderas y, lo más importante, el compromiso con un ser único, por el que das todo cuanto eres y tienes.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris