Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Rusia-OTAN: ¿Matrimonio por interés?

Nikolai Jorunzhiy
Redacción
sábado, 23 de junio de 2007, 09:48 h (CET)
Al cierre de junio, en Moscú, se decidió convocar la reunión del Consejo Rusia-OTAN con motivo de dos aniversarios.

El 26 de mayo se cumplieron 10 años desde la firma por 16 miembros de la Alianza y Rusia del “Acta Fundacional” que está llamado a dar solución a los problemas relativos a la primera extensión del bloque hacia el Este. Su 5º aniversario conmemorará también el Consejo Rusia-OTAN constituido el 28 de mayo de 2002 en la base militar Prattica de Mare en proximidades de Roma por 19 miembros de la Alianza y Rusia con el fin de eliminar contradicciones, secuela de la segunda etapa de su ampliación. Se proyecta realizar en Moscú y San Petersburgo una conferencia de delegados y expertos de 26 Estados Partes de la OTAN y Rusia.

Todo viene a indicar que el desarrollo de la reunión conmemorativa no va a ser nada sencillo. Pese a dos etapas de extensión de la OTAN, desde el principio mismo Rusia optó por mantener cooperación con la Alianza, evitando confrontaciones. Últimamente, los vínculos se vieron complicados por varias circunstancias: la aspiración insistente de EEUU a incorporar a Georgia y Ucrania a la OTAN y los planes de desplegar elementos de la Defensa Antimisiles (DAM) en la República Checa y Polonia, interpretados por Rusia como amenaza bastante seria a su seguridad también en el ámbito estratégico. Otro problema se refiere al cumplimiento del Tratado de las Fuerzas Armadas Convencionales en Europa (Tratado FACE). Rusia cumple - de hecho en orden unilateral- los compromisos dimanantes. Según estimaciones, los líderes de la OTAN no esperaron la decisión de Moscú, anunciada por Putin, de suspender la aplicación del Tratado FACE pese a haber sido advertidos con antelación.
Moscú quiere cambiar el formato de relaciones que data de los 90, cuando la cooperación se basaba en sus concesiones unilaterales. En este sentido precisamente, cabe interpretar la moratoria anunciada por el presidente Putin sobre la aplicación del Tratado FACE. No es ultimátum alguno, sino la oferta de entablar diálogo.

Moscú está dispuesto a discutir esa problemática y seguir manteniendo la cooperación, según demuestran resultados del examen de la Ley “De ratificación del Acuerdo entre los Estados Partes de la OTAN y otros países participantes del programa “Asociación en aras de la Paz”; de estatus de sus respectivas Fuerzas Armadas de 19 de junio de 1995, y Protocolo Complementario para éste”.

El 78% de los diputados de la Duma de Estado votaron a favor de esa Ley. Este año y el que viene se realizarán alrededor de 80 maniobras y ejercicios conjuntos de Rusia y la OTAN, cuando soldados rusos se encontrarán en territorio de la Alianza mucho más tiempo que los de ésta en el territorio ruso. Al mismo tiempo, Moscú se muestra preocupado con motivo de la participación de Ucrania en tales ejercicios, lo que no puede ser considerado como actitud justificada. Sin embargo, en los años preelectorales el Kremlin no puede menoscabar la opinión pública, cuya postura hacia la OTAN es negativa en lo fundamental. No importa quien forme la opinión pública, pero es un hecho que la Alianza no cumple todas las obligaciones dimanantes del Acta Fundacional.

Entre otras cosas, en este documento se dice: “los miembros de la OTAN conjuntamente con otros Estados Parte aspirarán a fortalecer la estabilidad fomentando las medidas tendientes a prevenir cualquier incremento amenazante de las fuerzas armadas convencionales en las regiones concordadas de Europa, incluidas la Central y del Este”. Al mismo tiempo, en virtud del acuerdo firmado entre EEUU y Rumania en 2005, Bucarest puso a disposición de Estados Unidos 3 bases y un polígono. Procede señalar que EEUU ya posee bases militares en esta área: en Turquía, Afganistán, Israel, Kuwait, Irak y Kirguizistán.

No se descarta que las bases militares norteamericanas en Rumania sean utilizadas para desplazar de Sebastópol la Flota de Mar Negro. En total, en Bulgaria y Rumania serían emplazados casi 5.000 efectivos de EEUU. Por consiguiente, la creación de la infraestructura militar norteamericana en Rumania contradice lo dispuesto en el Acta Fundacional Rusia-OTAN que prohíbe instalación permanente de las fuerzas armadas de los Estados fundadores de la OTAN en el territorio de los novatos, incluida Rumania.

Pese a todos los problemas que acusa la cooperación entre los antiguos rivales, ”el concepto de que el Consejo Rusia-OTAN sólo debe ocuparse de Rusia es erróneo, así como el que el Consejo va en declive”, declaró el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, en su discurso pronunciado el febrero pasado, en Berlín. Al mismo tiempo, Serguei Ivanov, entonces vicepresidente del Gobierno y ministro de Defensa, declaró que “Rusia y la OTAN se proponen elaborar un programa de cooperación calculado para 10 años”. La jefatura de la OTAN considera asimismo que la cooperación Rusia-OTAN está orientada a reducir el terrorismo, impedir la proliferación del arma de destrucción masiva y cancelar los conflictos regionales. Ambas partes señalan en especial la realización con éxito de una serie de ejercicios antiterroristas conjuntos.

La Declaración de Roma destacó en especial la cooperación OTAN-Rusia en materia de DAM del Teatro de Operaciones. Un año después, en 2003, el entonces Secretario General de la OTAN, Robertson, calificó ese programa de “proyecto piloto”. A la sazón, los asistentes a la reunión del Consejo Rusia-OTAN concordaron la primera fase del programa conjunto de crear un sistema de la DAM no estratégica. Pero hasta ahora ambas partes no registraron avances en este ámbito. Entretanto, en 2007 EEUU anunció el plan orientado a crear un tercer enclave de su DAM nacional en Polonia y la República Checa. Tras enérgicas protestas de Rusia, EEUU le hizo la oferta de participar en la DAM norteamericana que Rusia se vio obligada a rechazar.

El 7 de junio, al intervenir en la Cumbre del G-8 en Alemania, Putin planteó la contrapropuesta: suministrar a los norteamericanos la información sobre el lanzamiento de misiles más allá de las fronteras meridionales de Rusia, que proporciona el radar ruso instalado en Azerbaiyán. Bush la calificó de interesante comunicando que las partes convinieron en efectuar un diálogo estratégico. Según todos los indicios, los norteamericanos rechazarán esta oferta, ya que lo único que necesitan es la información sobre lanzamientos rusos. Además, es dudoso que Rusia les suministre información sobre lanzamientos chinos.

Pero todo esto se refiere al “escudo antimisiles” norteamericano y formalmente nada tiene que ver con la DAM de la OTAN. La Alianza viene desarrollando una DAM destinado a batir misiles de escaso alcance que habrá de entrar en servicio hacia 2010 orientada a proteger su flanco sur: Grecia, Turquía, Bulgaria y Rumania. El Secretario General de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, dice refiriéndose a este proyecto denominado ALTBMD: “Veremos (lo que ya se está haciendo) en qué partes del mismo podremos admitir cooperación de los rusos”. Cabe señalar que allí mismo el vicepresidente del Gobierno ruso, Serguei Ivanov, rechazó la posibilidad de cooperación de los rusos y norteamericanos en la creación de la DAM excluyendo la mera posibilidad de intercambiar datos proporcionados por los sistemas de preaviso sobre lanzamientos.

Según todas las evidencias, el rumbo de cooperación elegido por el presidente Putin en este ámbito –el intercambio de información- es el más sopesado que no suscita recelos de ninguna parte. Al mismo tiempo, los llamamientos de algunos políticos rusos a participar en la creación de la DAM con la OTAN, destinado a proteger Europa, podrán suscitar igual preocupación del vecino de Rusia: China.

____________________

Nikolai Jorunzhiy, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza

Rajoy da alas a los separatistas

E. Díaz, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris