Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

El domador de gatos se enfrentaba a un tigre y no lo sabía

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 23 de junio de 2007, 09:36 h (CET)
Lo acaba de decir Iñaki Anasagasti que imagino tendrá los derechos de la imagen que ha creado: Zapatero quería acariciar a ETA creyendo que era un gato y le resultó un tigre.

El error de Zapatero, crédulo, ingenuo y simplista, fue creerse que él era el señalado por la mano del dios laico de la Democracia para acabar con ETA. Desde luego que debía intentar lo que todos los presidentes anteriores, acabar con los asesinos por medios pacíficos pero eficaces y rápidos. Hasta ahí, de acuerdo. Bien por el tercer presidente que lo intentaba.

Pero, y una vez intentado, observado y comprobado que ETA no tenía ninguna gana de desarmarse, que antes al contrario se estaba armando, robando pistolas y almacenando explosivos, que seguía la extorsión a los empresarios, que la “kale borroka” seguía su camino de fuego y destrucción, debía haberse plantado, como quien juega a las siete y media y no quiere pasarse, y haber seguido el exacto mandato de las Cortes: Sólo se negocia si ETA detiene su actividad, si muestra inequívocamente su deseo de dejar las armas y reintegrarse a la vida democrática.

Sin embargo el Gobierno se empeñaba en el inútil esfuerzo de mantenerse en un equivocado camino, soportando significativas muestras de la decisión asesina de ETA, manejando el lenguaje hasta la estulticia para convencerse y convencernos de que poseía la razón. Desde aquel “Otegui es un hombre de paz” hasta las actuales manifestaciones del ministro de Justicia sobre la normalidad (hay que ser ciego voluntario, para afirmar tal disparate) de la constitución de los ayuntamientos del País Vasco.

Ése fue el error de Zapatero, su grave error, creerse, torpe e ingenuamente, que él iba a dirigir los destinos de los asesinos, negarse a aceptar la realidad, creerse que ETA era un gato. Que resultó ser un tigre. Anasagasti dixit.

Noticias relacionadas

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez

Cristina Cifuentes y el PP en rojo

Vestida de rojo. Labios pintados con carmín carmesí brillante

¿La ventaja de Ciudadanos debe inquietar al PP?

¿Ha llegado el cambio de ciclo que enviará al PP a la oposición?

Metapsíquica inútil

El nihilismo es el resultado de buscar el sentido de la vida por caminos equivocados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris