Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¡Cállese de una vez, señor Ibarretche!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 23 de junio de 2007, 09:36 h (CET)
Veamos si nos entendemos, porque en este país el que no se vuelve loco es porque tiene un cerebro de acero, infranqueable por el desánimo, las contradicciones y la falta de lógica de los que nos gobiernan. Hoy, por ejemplo, nos hemos enterado que el sublime señor Ibarretche, en su reunión con en señor Zapatero, le ha animado a que siga con su política de acercamiento a ETA y que lo haga, si hace falta “una y mil veces”, pero nada de seguir el Pacto antiterrorista o la Ley de Partidos. Para el señor Ibarretche, por lo visto, no se han alterado las circunstancias que marcaban la situación de ETA antes y después de que la banda rompiera la. No importa que los terroristas, en cualquier momento, puedan volver a matar o atentar contra bienes de los ciudadanos. De hecho, ya hemos podido comprobar estos días pasados como los de la kale borroca se han despachado a su gusto quemando autobuses y provocando algaradas por el País Vasco. El señor Ibarretche, un independentista más, de estos que no se esconden de pedir la secesión de su famosa Patria Vasca de España y que, si hubiera justicia, debería estar haciendo compañía a los etarras que están en las cárceles, por haberse reunido con sus defensores de la ilegalizada Batasuna y con los propios etarras para negociar la famosa paz que entraña, para empezar la anexión de Navarra a Euskadi. Es evidente que se olvida de las víctimas del terrorismo aunque, con la hipocresía que le caracteriza, finge compadecerse de ellas; sin que ello sea óbice para que prescinda de sus justas reivindicaciones de justicia, para apoyar, sin el más mínimo recato, valiéndose de su inmunidad parlamentaria, enfrentarse a la ley cuando esta no le permite llevar a cabo sus espúreos, sus coqueteos con la ETA.

Para este sujeto los ochocientos y pico de muertos asesinados por la ETA no son más que un estorbo, que entorpece el logro de un acuerdo con los terroristas. Sin ellos el Gobierno de Zapatero y el señor Ibarretche no hubieran dudado en ceder Euskadi y Navarra a lo los del PNV y a los secesionistas de izquiera que quieren convertir al País Vasco en un nuevo feudo del comunismo bilchevique. No cabe duda de que las víctimas y el PP son los dos huesos que deberán roer para salirse con la suya. Lo curioso es que se atreve a decir que se pueden lograr “acuerdos políticos” con los etarras. Se ve que ignora que el señor Zapatero en el Parlamento de España, sí, de España, señor Ibarretche, aunque a usted esta palabra le suene mal, el foro donde reside la soberanía de la nación, prometió que no se negociaría con la banda ninguna concesión política.¡Flaca memoria, señor Ibarretche! Pero, señores, no se pierdan hasta donde ha llegado la provocación y desvergüenza de semejante individuo, cuando se ha atrevido a declarar que la política de “derechos humanos” no se observa para todas las personas. No creo que, cuando habla de derechos humanos infringidos, se refiera al etarra De la Juana Chaos porque, si es así, no sé lo que podrán decir el resto de presos por delitos comunes que ven, asombrados, como un criminal con veintinco muertes a sus espaladas, ha sido tratado a cuerpo de rey gracias a su chantaje al Gobierno simulando una huelga de hambre.

Si hay algo que pueda sacar de quicio a una persona decente es ver como seres indeseables, como el lehendakari, ponen en un mismo plano a los terroristas y a las personas decentes. Oírle hablar de derechos humanos infringidos cuando estos sujetos se han cargado sin piedad a ochocientas diez y seis vidas de inocentes es algo para acabar con la paciencia del más templado. ¿Quién y cuándo se han ocupado de sus derechos humanos? Los etarras, (gracias a la blandura de una sociedad que no se acuerda de que las víctimas mortales no son recuperables), se benefician de que, al cabo de unos años de prisión, podrán recuperar su libertad e, incluso, burlarse de los familiares de las víctimas si les da la gana hacerlo. Pocos de ellos han sido capaces de renunciar a su antiguo oficio y, cuando recobran sus derechos, vuelven a las andadas sin agradecer a la sociedad la benevolencia que ha tenido con ellos. Por eso, cuando alguien pretende que estos desalmados se salgan de rositas, mediante un acuerdo político que les exima de pagar por sus crímenes; a cualquier ser humano decente se le remueve la sangre dentro de las entrañas y reniega de las personas que son capaces de tolerar semejante injusticia.

Dice el señor Ibarretche que la sociedad vasca está “cansada” de que los políticos no alcancen acuerdos para determinar “de qué manera queremos vivir y construir el futuro de Euskadi”. Si me lo permite le voy a contestar: la sociedad española esta asqueada de que una banda de terroristas la tengan en vilo, asqueada de que unos partidos minoritarios se atrevan a poner en jaque al Estado, asqueada de tener que escuchar, un día sí y otro también, a sujetos como usted pretendiendo decirnos lo que tenemos que hacer y cansada de que, nuestro Gobierno, el gobierno de toda la nación, el que tiene la obligación constitucional de mantener unida a España; se dedique al pasteleo, al trapicheo y al mangoneo para hacer que los españoles nos traguemos el sapo del Estatut catalán y la tan cacareada independencia de lo que ustes llaman Euskadi, pero el resto de los españoles llamamos el País Vasco, una autonomía de la gran nación que es España. Si Ibarretche quiere un referendo, conforme, pero de todos los españoles. ¡Veremos si el resultado le gusta!

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris