Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Tarde de toros

Remedios Falaguera
Remedios Falaguera
jueves, 21 de junio de 2007, 23:04 h (CET)
A pesar de la manifestación antitaurina que se congrego el domingo pasado, a las puertas de la Monumental de Barcelona, el regreso del maestro José Tomas, no decepcionó ni un ápice a la afición.

No tengo intención de hacer una crítica taurina, ya me gustaría. Únicamente pretendo denunciar la paradoja de estos progres antitaurinos que se jactan de recolectar “a todas aquellas personas que estén en contra de cualquier tipo de maltrato y tortura a los animales no-humanos” y que no se dan cuenta que, al grito de asesinos y torturadores, no hacen más que tirarse piedras sobre su tejado.

¡Que hipocresía, señores! Ahora resulta que los animales no-humanos son más importantes que las torturas de “los animales-humanos”, como así llaman a los miles y miles de niños inocentes que asesinan, torturan y utilizan para cremas hidratantes en este maravilloso país.

“La tortura no es cultura”, tienen razón. Pero, ¿dónde estáis cuando salimos a la calle a protestar contra el descuartizamiento de niños en le vientre de sus madres? ¿Por qué no gritáis “asesinos”, “torturadores”,… a los médicos abortistas, prestando vuestra voz a todos aquellos niños indefensos que NUNCA podrán gritar pidiendo ayuda?

De purisima y oro… me gustaría vestir a estos manifestantes contrarios a la pena de muerte si lanzaran sus campañas contra el aborto bajo el lema “La tortura no es cultura”.

Esto me recuerda las palabras de José Tomas en una entrevista concedida a Joaquín Sabina hace más o menos un año:

Joaquín. ¿Qué le dirías a la sociedad protectora de animales, a los canarios [que no autorizan los toros], a Esquerra Republicana..., a los que dicen que es espectáculo bárbaro?

José Tomás. No comprendo que se recurra al insulto para defender lo que ellos defienden.

Joaquín. ¿Cómo defiendes la muerte del animal?

José Tomás. Poner un animal a la altura o por encima de una persona como ser humano no lo puedo comprender…De purísima y oro... Yo creo que uno debería vestirse, no ya en el toreo, sino en la vida, de purísima y oro...

El contraste no puede ser más sorprendente, por lo que si el Presidente de la corrida me lo concede, de la tarde de toros me quedo con el grito de un aficionado:”Maestro, gracias por volver”.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris