Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Paz en ataúd abierto para el Oriente Cercano

Ben Tanosborn
Redacción
jueves, 21 de junio de 2007, 23:04 h (CET)
¡Cara o cruz, anda escoge! ¿Cara dices…? Parece que ha salido cara, así que ganará el que acierte dos de tres veces. ¡Cara otra vez, increíble! Vamos a tener que cambiar esto al que acierte tres de cinco veces. Si crees que esto es un juego de críos, píenselo bien. Así quieren ciertos países que se juegue “el juego de la democracia”.

Lo estamos viendo pasar a lo largo y ancho de Latinoamérica, aunque solo Venezuela salga a relucir con más frecuencia debido a su líder colorido, Hugo Chávez, dadas sus muy simpáticas ocurrencias en torno a George W. Bush, así como su critica en la forma que EEUU ha mantenido relaciones con sus vecinos al sur de su frontera. Claro que este juego parece estar ocurriendo en todas partes, últimamente con un resultado sórdido en el Oriente Cercano.

Cuando Hamas salió victorioso en los comicios palestinos hace año y medio, Israel y EEUU se negaron a aceptar los resultados. No porque se acusase de irregularidades en el voto, sino porque la mayoría de palestinos no votaron de “forma apropiada”. Y como castigo por su carencia de docilidad, ambos Israel y EEUU, al unísono, pusieron una llave de estrangulación económica para todos los palestinos; a su vez presionando a la Unión Europea a que suspendiera su ayuda, manteniendo así a estos ingratos “a pan y agua” hasta que la desesperación les forzase a capitular o establecer entre ellos una guerra civil, que es lo que ha ocurrido… ya que eso de golpe militar no viene al caso, desde que los vencedores son los mismos que ganaron las elecciones.

La reacción del presidente Abbas a la toma del poder por Hamas en Gaza fue legal tan solo en un aspecto, y éste fue el despedir al primer ministro Ismael Haniyeh del puesto, pero todos sus otros actos fueron ilegales de acuerdo con la Ley Básica de la Autoridad Palestina, que en estos momentos era de hecho su constitución; entre ellos fue el declarar un “gobierno de emergencia”, y el nombrar a un nuevo ministro, Salam Fayyad, no siendo éste miembro del partido que ganó las elecciones, Hamas. Además como presidente no se le permite gobernar por decreto a menos que los elementos de ese decreto hayan sido aprobados por el Consejo Legislativo durante su reunión inicial bajo condiciones de emergencia, como se estipula en el Articulo 43 de la Ley Básica.

Total, que la Autoridad Palestina ha cesado de existir debido al acto de desesperación fraticida. Al gobierno de Fayyad no se le puede reconocer como legitimo para representar al pueblo palestino que geográficamente y, por ahora, políticamente está dividido en dos. Aunque los que llevan el poder desde Cisjordania reciban apoyo de Washington y Tel Aviv, algo que ya está ocurriendo al liberarse parte de los impuestos confiscados por Israel desde que Hamas tomó el poder, cualquier negociación que pueda originarse entre este grupo ilegitimo e Israel será algo que no cuela; y la postura de EEUU continuará siendo vista de la misma forma que lo ha sido durante los últimos 40 años.

En suma, la Autoridad Palestina, el camino a condición de estado, ha cesado y sido declarada nula y sin valor. La introducción a la Ley Básica pone al pueblo palestino como su máxima autoridad y el origen del poder; una llama que terminó extinguiéndose quedando tan solo como historia poética. La realidad ahora enfrentada es que estamos en el año 2007, el 1428 para la mayoría de palestinos, y el camino de grava establecido por los Acuerdos de Oslo de 1993 y 1995 todavía no ha sido asfaltado, algo que debió haber ocurrido antes de los cinco años. Podría decirse que todo ha sido culpa de la inercia de Bush a esta cuestión critica, provocada no hay duda por las relaciones parásitas entre EEUU e Israel.

La solución tan esperada de dos estados para la Vieja Palestina (Israel y Nueva Palestina) ha tomado otro curso como solución de dos “campos”, esto para un pueblo que ha estado sufriendo sin parar por casi seis décadas. Dos campos: Gaza y Cisjordania… y el tener que volver empezar en cero.

¡Menuda vergüenza debiera darnos! Hemos ido, al ayudar a Israel, de divide et impera a divide et humilito. Nuestros esfuerzos políticos en el Oriente Cercano han tomado un nuevo enfoque, y de dividir y conquistar hemos ido a dividir y humillar. No existe otra forma de definir la situación que sea honesta.

Cuando te conviertes en el máximo poseedor del poder, determinas las reglas del juego cuando aun está en progreso, y si no tienes más remedio lo haces al final. ¿Por cuánto tiempo continuará EEUU con este jueguito de tirar la moneda al aire, declarándose siempre ganador? El tiempo dirá; por lo pronto tanto Bush como su Ministerio de Asuntos Exteriores lo ponen todo bien claro: Estados Unidos no impedirá a nadie el tomar sus decisiones; pueden ser participes en el juego de la moneda con EEUU o, simplemente, se pueden abstener. Democracia “estilo USA”.

Entretanto demos un entierro digno a la Autoridad Palestina y la esperanza que dio en su día no solo a los palestinos sino también a todos los que aman paz en el mundo. Descansa en paz, Autoridad Palestina… la paz que nunca tuviste.

Noticias relacionadas

Retos médicos

Ante el envejecimiento de la población parece que debe aumentar el número de médicos

Los pensamientos perfectos

Los campos de sangre y lágrimas proliferan por doquier parte del mundo

Dioses de la soberbia

Hay seres que se regocijan maltratando, torturando y que se estimulan con ello

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris