Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

Un coma etílico

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
jueves, 21 de junio de 2007, 23:04 h (CET)
Otro joven se nos ha ido por los desagües de la sociedad del malvivir. Del mal beber. Ha sucedido en Valladolid, en las proximidades de una discoteca, donde entregó sus 17 años, víctima de los excesos con el alcohol. Los amigos y compañeros suyos que eran testigos afirmaron que había bebido mucho. Tan simplemente.

Y seguro que el pobre chavalete no tendría la culpa, quiero decir toda la culpa, al menos. Ciertamente él, cabe suponer, sería el último responsable, él compró y él bebió toda esa cantidad de veneno que su cuerpo no pudo soportar.

Pero toda la sociedad es corresponsable, una sociedad que no sabe educar a sus jóvenes, que les engaña y desorienta, haciendo que crean que divertirse es beber, que ser hombre es beber, que beber es divertido, que beber mucho es beber mejor, que ser joven es ser menos responsable. Una sociedad que confunde felicidad con irresponsabilidad, diversión con borrachera, juventud con jumentud.

Alguien ha engañado a estos pobres infelices que se creen obligados a beber la vida a grandes tragos, a toda prisa, sin tiempo para descansar, sin tiempo para pensar, sin tiempo para vivir, sin tiempo para la reflexión, sin tiempo, sin tiempo, sin tiempo... Que la vida es breve, que a este mundo hemos venido a disfrutar, viva el hedonismo, abajo la trascendencia, abajo el trabajo que no mola un carajo, abajo la responsabilidad. Alguien ha orientado la sociedad hacia una perspectiva de profunda decadencia, de alteración de los grandes valores fundamentales de la convivencia.

El Gobierno está luchando contra todo esto con leyes prohibitivas que tratan de impedir, en vano como se ve, la difusión publicitaria de esta cultura atroz así como la venta de bebidas de alto contenido alcohólico a los jóvenes. Es, supongo el último remedio, un paño caliente que sirve de momento para intentar contener la desbordante realidad. Pero es necesaria una inversión a más largo plazo, una inversión en cultura, en bienestar, en saber vivir, hay que cambiar la cultura del disfrute a toda costa, a toda vida, a toda muerte. Hay que cambiar a la juventud y eso cuesta mucho dinero pero, sobre todo, mucho tiempo, muchas generaciones.

Perversión: Hace no muchos años los bares de mi ciudad cuando se acercaba el final de curso ofrecían una copa gratis por cada suspenso que presentaran los chavales al camarero. Al tabernero.

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris