Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

Globalización y antiglobalizadores

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
miércoles, 20 de junio de 2007, 22:42 h (CET)
Como si se tratara de algún tipo de peregrinación, cada vez que los presidentes de los países del grupo de los ocho, G-8, se reúnen en cualquier parte del mundo, acude una turba de radicales izquierdistas, ambientalistas, miembros de ONGS, extraños pacifistas, alter mundistas, defensores de la tierra y grupos del más variado pelaje, a mostrar su rechazo a los que se reúnen, especialmente a Estados Unidos y Europa, manifestándose y chocando de forma violenta con la policía.

Son gentes que dicen luchar contra la política neoliberal, aunque no sabemos cual sea la que ellos propugnan. Dicen querer hundir este mundo injusto, proclaman que otro mundo es posible, pero no resulta nada claro el mundo que ellos quieren construir. Los ocho países que se reúnen son las más importantes democracias del mundo, aunque Rusia no llegue a homologarse totalmente con los otros siete. La democracia no será un buen sistema y tendrá múltiples defectos pero hasta el momento ningún otro ha conseguido mayores cotas de libertad y bienestar para sus ciudadanos.

La globalización en marcha no me parece un proceso que deba combatirse sino acelerarse. Hacer un mundo más interrelacionado en el que vayan desapareciendo las barreras proteccionistas es una tarea a realizar, empezando por la Unión Europea que tiene una tendencia intervencionista de la economía indudable.

Pero los antiglobalizadores, perfectamente globalizados, lo que quieren es destruirlo todo en un impulso revolucionario en el que se puede observar, más que amor a los pobres, un insano odio a los ricos. Creo que todos estos movimientos están formados por los comunistas de las sociedades occidentales, que no se resignan a quedarse sin unas señas de identidad que se hundieron en 1989. Carrillo mismo ha dicho que el sigue siendo comunista, aunque ahora el comunismo se manifiesta en la lucha contra la globalización liberal.

Es curioso y triste que esta gente nunca se manifieste frente a los dictadores, los sátrapas y reyezuelos del petróleo, los perpetuos y corruptos gobernantes de tantos países como existen en la ONU, en la que las democracias son una exigua minoría. Los enemigos a combatir son los países democráticos que han sido capaces de generar mayor riqueza y libertad.

No hay duda que los países ricos pueden favorecer situaciones de injusticia, como, por ejemplo, el proteccionismo europeo de su agricultura. Pero los naturales de los países pobres, regidos por tiranos ricos, no tienen más escapatoria que la emigración hacia esos mismos países tan combatidos. Es injusto que empresas multinacionales sigan colonizando a países pobres y habrá que denunciarlas y denunciar también a los gobernantes de esos países que colaboran en la ruina de sus propios pueblos, pero llenan sus cuentas bancarias, como puede ser el caso de Guinea Ecuatorial.

Pero lo peor es que hay intelectuales que hablan de estos movimientos radicales y violentos como de fuerzas emergentes que aún no han alcanzado la masa crítica suficiente para hacer estallar una nueva revolución hacia no sabemos donde.

Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris