Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Fútbol

Etiquetas:   PRIMERA DIVISIÓN-JORNADA 38   -   Sección:   Fútbol

El Celta buscó una carambola imposible que le lleva a segunda (2-1)

Hizo lo suyo pero le costó muy caro el depender de otros resultados
Redacción
domingo, 17 de junio de 2007, 20:55 h (CET)
Cinco de la tarde, hora taurina por excepción. Todo por delante y muchos nervios por vivir. Balaídos se llenaba a los pocos hasta rayar el lleno. Transistores por todas las esquinas y sobre el césped un equipo local lleno de parches. El Getafe sin jugarse nada, a priori, venía a entrenarse para el partido de final de Copa que disputará una semana.

FICHA TÉCNICA
2- Celta: Pinto (2), Yago (2), Tamas (0), Lequi (1), Placente (1), Oubiña (2), Ángel (1), G. López (2), Nené (2), Núñez (1), Bamogo (2)
1- Getafe: Luís García (1), D. Cortés (1), Belenguer (2), Pulido (1), Litch (1), Sousa (2), Alberto (2), Redondo (2), Nacho (1), Maris (2), Manu (3)
Cambios : Pachón (2) por Manu (min. 62), Jorge Larena (1) por Nené (min. 66), Guayre (0) por Bamogo (min. 72), Güiza (1) por Belenguer (min. 77), Tena (1) por Nacho (min. 77)
Goles: Redondo (min. 26), Bamogo (min. 36), Lequi (min. 65)
Árbitro: Mejuto González (C. Asturiano) ( 0/3). Amonestó en el local a Tamas (11´), Lequi ( 66´). Mientras en el visitante se llevaron la cartulina amarilla Nacho (30´), Licht (71’)
Incidencias: 30.000 espectadores en el estadio Balaidos. Terreno de juego en buenas condiciones.

DATOS DESTACABLES
Lo mejor: La afición del Celta.
Llenó Balaídos y llevó al equipo en volandas a pesar de las circunstancias en las que se encontraban. Respondió de manera excepcional y se mostró muy correcto y comprensico con el dolor de los jugadores al finalizar el encuentro.
Lo peor: No pudo ser. A segunda
Hizo lo que le quedaba. Ganó tres de tres. Una pena que la reacción llegara tan tarde. Lo suficiente como para que les llevase a segunda.
El dato: Dos euros por una entrada. Lleno histórico en Balaídos
La directiva consciente de los necesario de que el público hoy arropase al equipo, ayudó a llnar el estadio.
Ricardo Pardo / Vigo

Ponía Bernd Schuster un once poco habitual pero con un estilo clásico. Un equipo que desgasta y juega. Que ahoga en la media y que presiona arriba. Que se lanza en contras y que sabe y se gusta. El Celta se desornaba en exceso, presos de los nervios que acompañan a las prisas. Le quedaba el arma que lo mantuvo al filo de la muerte sin dejarlo caer. Le quedaba la heroica y fue la que tuvo que rescatar un encuentro que pintaba mal desde los primeros compases. La fe pudo con el buen juego. Pero no fue suficiente.

Al Celta le faltó la suerte para completar la carambola. Una carambola que pintaba una utopía semanas atrás y que en la tarde de hoy se vio completada.Le faltó reaccionar a tiempo y evitar así entregarse a cábalas que nunca terminan por salir del todo bien o, como en este caso, salen muy mal.

Descendía el Celta hoy por lo deméritos hechos durante toda la temporada. Sólo quiso vivir cuando le vio la orejas al lobo y era ya muy tarde. El lobo estaba muy cerca y terminó por comerse a un Celta que hizo de caperucita. Quiso vivir en tres partidos y hacer en ellos lo que no hiciera en treinta y cinco. Fue más dura la caída de lo que se presumía, porque la diosa fortuna quiso jugar con la moral y el ánimo celeste hasta los minutos finales. Llegó a creerse la permanencia, llegó a creerse que se podía permanecer aun no mereciendo, durante los nueve meses, el estar la próxima campaña en la máxima categoría del fútbol español.

El Getafe vino a jugar, pero a jugar literalmente. Jugó y jugó y se olvidó del marcador. Se olvidó que los partidos se ganan con goles y no a los puntos. Se olvidó, en definitiva, de hacer los tantos que valen puntos y entrego un partido que se le presento fácil de dominar y llevarse para Madrid.

No se escatimó, en Vigo, en preparativos para eludir el descenso. Entrada de excepción en un Balaídos ambientado hasta extremos irreconocibles. Tarde de ausencias a pesar de todo. Contreras, Pablo García y Canobbio que, en una decisión incompresible, se perdían el partido por una extraña maniobra de las federaciones de sus países. Baiano veía el partido desde la grada tras no serle concedida la suspensión cautelar para el partido de este domingo. No perdía por ello el ánimo el Celta. Salían convencidos de la victoria y de lo necesario de la misma. Con calma y sabiendo que las jugadas tienen que nacer ordenadas. Se respiraban los nervios. En grada, campo y banquillo. Nervios que empezaron a transformarse en ocasiones del “Geta” que poco a poco iba acercándose a los dominios de Pinto. Arriba el Celta poco coordinado. Se notaba la ausencia del nueve Baiano. Bamogo juega distinto, juega al desmarque rápido y veloz y no aporta en jugadas de espaldas parea dar avance a la segunda línea, arma importantísima de brasileño.

El Getafe la buscaba con la paciencia que da el no jugarse nada. La buscaba y en el veintiséis desde la pierna derecha de Redondo hacía el primero de la tarde. Un rechace mal defendido terminaba en un silencio más propio de un cementerio que de un estadio abarrotado. El Celta se desperezaría con el jarro de agua fría servido por los de Schuster. Pero la insistencia de los madrileños estaría a punto de hacer el segundo a los pocos minutos en una contra bien armada. Mucha más claridad presentaba los del sur de la capital que se rearmaban y recomponían con suma facilidad, presentando siempre unas líneas perfectamente formadas y unas incorporaciones desde las bandas altamente peligrosas.

Cuando mejor estaba jugando el Getafe el Celta se topó con una jugada de libro, más propia de su rival que de ellos mismos, tras lo visto hasta ese momento. Le devolvió la contra a su rival, y pasito a pasito se presentaron de forma veloz en el área con un preciso pase de Nené a Habib Bamogo, que en una gran maniobra pone el empate en el marcador y la ilusión en la grada. Se metía en la lucha por la primera el Celta. Encontraba el camino del gol y de la esperanza. Gol con polémica. Si el guión del encuentro estaba revuelto de por si, el tanto celeste llega con uno de los jugadores azulillos tirado sobre el césped. Los celestes viendo la picardía del getafense se hacen los ciegos y culminan la jugada en un tanto de corazón.

El partido se convertía en un correcalles. Idas y vueltas de vértigo en las que predominaban las de rojo, hoy. El Getafe encontraba con mayor facilidad el sendero del gol y lo hacían merodear con excesiva asiduidad.

Tras la reanudación más de lo mismo. Control y orden del Getafe y el Celta buscando la heroica entregado en acciones tan individuales con esporádicas. Caía en los primeros compases el primer gol del Atlhetic, segundo jarro de agua fría de la tarde.

Gus ponía el primer palo de la tarde en un lanzamiento directo de falta. Se cumplían las premisas de una tarde aciaga del descenso. Se recrudecían las condiciones para hacer más dolorosa la situación vivida. No quedaban uñas en Vigo ni nada que morder ya.

Y como ocurrió en la primera mitad, el Celta, intercalado entre ocasiones del Getafe, conseguía adelantase con un cabezazo de Lequi en una falta botada por el argentino Gustavo López. El Celta comenzaba a oler a primera, con permiso de un Betis que empataba en Santander. Enloquecía Balaídos cuando se soltaban de la mano del demonio de la segunda, viéndose liberado de pasar un añito, demasiado largo en el infierno de la segunda división. Duro espejismo. Como un moribundo en el desierto, el Celta creyó ver un oasis a lo lejos.

Enmudeció Balaídos. Literalmente mudo y sin vida, cuando los transistores cantaban el gol del Betis, que tiraba por tierra lo hecho hasta el momento por los muchachos de Stoichkov.

El partido moría con las esperanzas del Celta. Se agotaban los minutos y ya no dependían los de Vigo de su ímpetu ni de sus goles. Les quedaba esperar el gol que no llegaba. Balaídos esperaba en un silencio respetuosísimo, casi sepulcral, que se produjese el milagro de un gol santanderino.

Terminaba el encuentro como con vergüenza. Con el segundo tanto del Betis comenzaba el goteo de espectadores que se despedían de la primera como si de un funeral se tratase. No hubo ni ánimos ni abucheos. Silencio, silencio que hablaba.


SALA DE PRENSA
H. Stoichkov(entrenador Celta)

"El equipo ha jugado bien, lucharon y esperaron. Ojalá hubiese dos partidos más aún” “De esta forma es más doloroso aún. Hoy lo hemos dado todo” “Para el año yo estaré al frente del equipo”
Bernd Schuster(entrenador Getafe)

"Regalamos el partido. Hoy la verdad es que había jugadores con la cabeza puesta en el partido del próximo sábado. Faltó concentración, no podemos perdonar tanto como lo hicimos hoy" “Ojalá el equipo de hoy no se parezca en nada al del sábado que viene en la final de Copa”.


Noticias relacionadas

Griezmann: "No me arrepiento de haberme quedado en el Atlético"

Contento con su rendimiento pese a las dificultades de marcar

El Eibar pasa por encima del Betis y recupera la sonrisa ganando dos meses después

Los andaluces son novenos

El FC Barcelona recurrirá las tarjetas amarillas de Piqué y Luis Suárez

El barcelonés suma cinco tarjetas esta temporada

El Valencia no afloja antes del Barça y Las Palmas se queda colista

El Málaga remonta al Depor

El derbi del sopor (0-0)

El Barça se distancia de rojiblancos y merengues
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris