Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El Stalin de Venezuela (I)

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 17 de junio de 2007, 22:20 h (CET)
He tenido ocasión de leer, hace unos pocos días, un documentado artículo de Oliver Laufer, presidente de la Organización para la Democracia Liberal en Venezuela, que trabaja desde la Universidad de Miami; en el que queda ampliamente reflejada la situación actual de la Venezuela de Hugo Chávez. De él se deduce que, en Venezuela, desde el año 1958 está gobernando, al menos nominalmente, el socialismo. Otra característica de todos los gobiernos que han regido los destinos de los venezolanos ha sido su alto grado de corrupción. La consecuencia inmediata de esta sangría de las arcas del Estado ha sido el empobrecimiento de la población y el haber llevado a una nación, rica en recursos naturales, al borde de la quiebra. Es por eso que la lectura del artículo del señor Laufer 'Los resultados del chavismo', nos permite comprobar el inmenso salto al vacío dado por Venezuela, desde que el señor Hugo Chavez.se ha hecho con las riendas del poder. Veamos algunas de las causas que han contribuido a ello.

Por ejemplo, ¿sabían ustedes que en 1973 un dólar valía 4’30 bolívares, en
1999 la moneda americana valía casi 700 bolívares y, ¡pásmense!, en el 2006
pasó a valer 2150 bolívares. O sea que, en siete años, la moneda nacional se
ha devaluado un 150 por ciento. Otro dato que demuestra la degradación del
país: con Chavez han salido del país la friolera de 32.000 millones de
dólares. Hoy sobre una población de 25 millones de habitantes hay en
Venezuela 1.630.000 empleados públicos. El gasto público ha superado todos
los límites aumentando un 600 por ciento sobre el de su predecesor en el
cargo. La deuda externa ha opasado de 27.000 millones de dólares en 1999 a
47.000 millones de dólares en la actualidad; y, con todo ello, sigue siendo
un país de una gran pobreza; con la particularidad que, según el Instituto
Nacional de Estadística, esta situación, en vez de remitir ha aumentado,
durante los primeros cinco años del gobierno de Chavez, en un 10’2 por
ciento. Podríamos seguir recopilando datos del interesantísimo informe del
señor Laufer, pero creo que, con los enumerados, ya tenemos una idea de lo
que está sucediendo en Venezuela.
Las anteriores estadísticas nos descubren en qué manos se encuentra la rica
nación venezolana. El señor Cháves, un sujeto que alardea de democracia, de
populismo y, sin embargo no tiene ningún reparo en dejar que el país se
dirija al caos económico, mientras las personas que lo rodean se están
enriqueciendo a sus expensas. A pesar de todo ello, este individuo no duda
en empeñarse en establecer un régimen neocomunista, un nuevo paraiso
comunista para Venezuela siguiendo las pautas de la Rusia soviética de de
Stalin.
Observen algunas de las últimas medidas adoptadas por este admirador de
Fidel Castro e íntimo amigo del señor Zapatero. ¿Recuerdan ustedes como
criticaba a Bush por proponer combustisbles alternativos, como el Etanol? Él
y Fidel Castro pusieron como chupa de dómine al presidente de EEUU por
intentar, según ellos, llevar a la miseria a todos los que vivían del
petroleo; pero, cuando vio que, en la cumbre enérgética sudamericana,
celebrada en la isla Margarita; las opiniones de los participantes le eran
adversas, rectificó, sin importarle contradecirse y desautorizar lo dicho
por su compadre cubano, el señor Castro. Tampoco, el émulo de Stalin, tuvo
empacho alguno en calificar a Aznar de ser de la misma calaña que Hitler,
cuando nuestro anterior Presidente advirtió del peligro de que la America
Latina cayera en manos de socialismos totalitarios. ¡Se necesita cinismo al
venir de un dicatador como él!
Sin embargo, como todos los dictadores, necesita rodearse de una corte de
seguidores y no le ha bastado empezar la revolución bolchevizante en su
propio país, sino que se ha esmerado en pretender extenderla a los países
vecinos. Una forma efectiva de colocarse en una situación de prepotencia
respecto a las naciones que siguen su égida en el Cono Sur, es la de
establecer el dominio económico sobre ellas; por lo que no ha dudado en
ofrecer hacerse cargo de sus gastos enérgéticos, prometiéndoles el
suministro de petróleo venezolano. Es el primer paso para hacerse con el
control de países que se han situado en su propia órbita política, como
pueden ser Ecuador, Bolivia y, en cierta manera, la Argentina de Kirchner.
Lo evidente es que, como no podía ser menos, la política de este iluminado,
que se ha creído ser el redentor de la clase obrera sudamericana, lo único
que está consiguiendo es espantar a todas las empresas que estaban
implantadas en el país. Incluso la industria petrolera de Venezuela, que
depende en una gran parte de la tecnología de los EEUU y de sus
especialistas, se podría ver muy afectada si los americanos tuvieran que
abandonar las explotaciones.
Veamos, por otra parte, lo que está sucediendo con su política agraria. Al
parecer la puesta en práctica de las nuevas ideas del Dictador venezolano
han empezado a provocar la escasez en el país de, al menos, nueve productos
de primera necesidad tales como: carne, azúcar, leche en polvo, pollo,
huevos, arroz, harina de maíz, sardinas y alubias. Este déficit se debe,
según la información recogida, al empecinamiento de Chávez por constituir
cooperativas agrícolas que sustituyan las importaciones de alimentos. Ahora,
se ha tenido que enfrentar con el fracaso de sus teorías y, como no, se ha
visto obligado hacer marcha atrás y a estimular, de nuevo, las importaciones
para compensar el desorbitado déficit interno. (seguirá,,,)

Noticias relacionadas

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris