Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

Euskadi, una nación enferma

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 16 de junio de 2007, 10:33 h (CET)
Yo no tengo ningún inconveniente en considerar al País Vasco una nación. Ninguno. Considero que un pueblo se convierte en nación cuando una mayoría tiene conciencia de serlo y se considera así. No sé si exactamente ése es el caso del País Vasco, pero si así lo fuera yo no tendría ningún problema en considerarlo como tal.

Pero en todo caso sería una nación enferma, muy enferma. Cuando en un pueblo ocurren las cosas que ocurren en el País vasco es que está muy malito y necesita ir con urgencia al doctor. Probablemente al psiquiatra.

Cuando ante la indiferencia de la mayoría hay una elevada cantidad de ciudadanos que sufren en su más elementales derechos debido a su ideología es que a ese pueblo algo le pasa. Cuando sus más importantes líderes se olvidan de defender en primer lugar la democracia y los derechos que conlleva pero sigue obteniendo el respaldo electoral de ese pueblo es que ese pueblo está enfermo, muy enfermo.

Cuando unos hijos de puta asesinan, torturan, secuestran y acosan en nombre de la Libertad (¡de la Libertad!) y tienen el apoyo consciente de decenas de miles de ciudadanos que se solidarizan con ellos, es que ese pueblo está enfermo, muy enfermo.

Cuando el miedo, lógico en todo ciudadano pacífico, se apodera de las calles, del ambiente y de la sociedad sin que nadie se atreva a hacer frente a los que queman autobuses o incendian estaciones de tren es que ese pueblo está enfermo, muy enfermo.

Cuando un ciudadano, aunque estuviera poseído de toda la razón del mundo, quiere imponer sus argumentos con patadas en los testículos del rival y no es rechazado por sus compañeros de ideología, sino que es aceptado, protegido y apoyado es que se pueblo está enfermo, muy enfermo.

Yo no digo, ni harto de vino se me ocurriría, que el enfermo tenga culpa de su enfermedad. Pero está muy enfermo. Y no siempre lo sabe.

Noticias relacionadas

hasta qué punto falla la vigilancia

Este artículo de opinión es el segundo de cuatro para analizar el fenómeno de los refranes

Cataluña intenta desprestigiar a España

¿Hasta qué punto falla la vigilancia?

Quebrantos delictivos

Si diluimos las normas, diluimos las leyes y diluimos los razonamientos; nos evaporamos como personas

Amnistía Internacional y los tres de Altsasu

La Doctrina Aznar

La dignidad de una generación

La generación de nuestros mayores es la que vuelve a alzar su voz para vergüenza de quienes callan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris