Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Caperucita sádica

José Luis Palomera
Redacción
jueves, 14 de junio de 2007, 23:05 h (CET)
La caperucita sádica, cuyo nombre parece ser en vasco Irati Aranzabal, “pasa” de lobos feroces, y otros depredadores carniceros venidos a menos, no en vano la misma alardea de intimar con uno de los más crueles seres vivos, el temible y sanguinario, Lobo Chaos...

A un servidor de la lógica no le queda más duda que la duda que de mi ego procedo, que ya es duda, pero eso no me es óbice para asegurar y decir, y digo bien; que una “señorita” que convive, al parecer también le ama, es lo que se dice “ un amor a primera víctima”, con un cruel asesino convicto, orgullo de serlo, es tan ( terrorista y asesina mentalmente) como lo es su acompañante, con la lógica salvedad de no ser la misma autora o cómplice de los asesinatos de su amado “el churri-chaos”

Sentir placer cuando asesinan otros , no es delito, pero si es “asesinato mental” es decir, goce propio, satisfacción, alegría e euforia por la muerte de personas inocentes.

Cualquiera que sea humano, que no lo es cualquiera humano, jamás podría acercarse a rata tan inmunda. Pensar por un momento cómo le contará a su amada sus proezas asesinas produce vómitos de bilis.
Me imagino como en el vacío espacio de sus arcadas mentales le dirá, el churri-chaos a su Iratina:

-Pues sí, cariño, al hijo puta ese le descerrajé un tiro en la nuca, tendrías que ver cómo se desangraba mientras sus hijos lloraban pidiéndome clemencia. Ja, ja, ja, qué placer sentí en ese momento.-
-Ya lo creo, ja, ja, tuvo que ser muy emocionante cariño.-

Qué les parece esta preciosa conversación en la ducha, mientras la caperucita sádica da lustre al ciruelo de Legazpia.

De verdad que no sienten ascos, inmensos ascos..., sin duda que sí, ya que la situación no puede ser más vomitiva. Ahora bien, a caperucita sádica no le da asco alguno, más bien le da morbo, puesto que la misma como he dicho anteriormente, mentalmente es tan sádica y asesina como su sanguinario compañero. Si no fuera así, sería imposible que la sujeta pudiera estar un solo instante de su vida con un personaje tan macabro y cruel. No se lo creen..., pues nada, sustituyan la “pistola” que suele sostener en la mano por otra real y de mayor calibre y verán como deja en ridículo a su “pichurri” en el arte de masacrar inocentes, intenciones e hígados sin duda tiene otra cosa es que tenga oportunidad y pueda.

Dios los cría y ellos se juntan, aunque personalmente creo que ni Dios les crió ni el amor les juntó, ya que únicamente sus venenosas mentes asesinas tienen en común.

Si algún día, esta sádica caperucita tiene prole supongo tendrá el enorme orgullo de decir a sus hijos “hijos míos vuestro padre asesino a veinticinco personas inocentes a traición sangre fria y cobardía para virtud y honradez de nuestra familia”

Noticias relacionadas

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris