Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Desde tribuna   -   Sección:  

Safety Car

Rafael Hernández
Rafael Hernández
domingo, 17 de junio de 2007, 10:05 h (CET)
Todos los aficionados al deporte el sábado nos fuimos a dormir con la mente puesta en la intensa jornada que nos esperaba el domingo. Los protagonistas, ahí es nada, Rafa Nadal y Fernando Alonso, los dos abanderados del deporte español actual.

La jornada comenzó alrededor de las once de la mañana, con las carreras de motos, en las que se echan en falta los comentarios de Valentín Requena, en Montmeló. En la categoría en la que somos los dueños de la pista en los últimos años, la de 250 c.c., volvió a ganar el de casi siempre, Jorge Lorenzo. El mallorquín parece no tener techo y si su cabeza y la falta de modestia se lo permiten, nos dará muchas alegrías en este deporte, en el que a Dani Pedrosa parece que se le atraganta la categoría de Moto GP y no está cumpliendo con las expectativas que había depositadas en él.

Cuando la comida estaba encima de la mesa, comenzó el primer plato fuerte de la jornada, la final de Roland Garros, en la que nuestro Rafa Nadal se midió al que es, posiblemente, el mejor tenista de la historia, Roger Federer. A favor de Rafa estaba casi todo, ya que en tierra batida parece que no hay quien le tosa, más aún cuando el partido es al mejor de cinco sets, aunque con un tenista de la clase del suizo no te puedes confiar.
Efectivamente, el manacorí volvió a traerse, por tercer año consecutivo La Copa de los Mosqueteros para España. En poco más de tres horas venció a Federer, a pesar de haber tenido al público francés en contra durante todo el torneo… ¿Qué tiene que hacer Nadal para que los galos reconozcan de una vez su superioridad?

Llegó las siete de la tarde y ahora el turno era para un asturiano, Fernando Alonso, otro que nos tiene mal acostumbrados, al igual que Rafa Nadal y, cuando vive una jornada difícil como la del domingo nos lo hace pasar mal.
Salía segundo, detrás de su “compañero” de equipo Hamilton. Fernando se la jugó en la salida, peor esta vez no le salió bien, se pasó en la primera curva, cuando parecía que tenía superado a Hamilton, y fue rebasado incluso por Heidfeld. Desde ese momento comenzó un calvario para Alonso, donde todo parecía que iba en su contra y todos nos empezamos a familiarizar, si no lo habíamos hecho ya estos años atrás, con dos palabras: Safety Car.

El coche de seguridad apareció justo cuando el bicampeón del mundo tenía el depósito vació. La nueva normativa, un tanto absurda, no permite entrar a repostar gasolina mientras el Safety Car está en la pista. Alonso no tuvo más remedio que hacerlo si quería seguir dando vueltas al trazado canadiense, lo que conllevó una sanción de entrar y parar diez segundos en boxes cuando el coche de seguridad abandonó la pista y se relanzó la carrera.
Posteriormente, se nos vino a todos el recuerdo de Ayrton Senna a la memoria, cuando Robert Kubica destrozó su monoplaza a 250 Km/h y se quedó inmóvil dentro de su BMW - Sauber. Por suerte y, después de haber vuelto a salir el coche de seguridad, nos enteramos de que el polaco había salido prácticamente ileso del accidente… y es que, por suerte, la seguridad de estos coches no es la de hace diez años, donde un accidente así habría terminado en una desgracia.

Mientras tanto, Alonso seguía “peleándose” en el circuito Gilles Villeneuve, donde un nuevo Safety Car le volvió a complicar más aún la situación. A pesar de esto, Fernando empezó a remontar posiciones, pero sus neumáticos dijeron basta y terminó en séptima posición superado hasta por el Super Aguri de Takuma Sato… ¡quién nos lo iba a decir!
La carrera la terminó ganando Lewis Hamilton, que la lideró de principio a fin. Y es que, este año, el enemigo para Alonso, a falta del Kaiser, lo tiene en “casa”, donde el joven y talentoso piloto inglés, es el “niño mimado” de Ron Dennos, algo que va a incomodar mucho la presencia del vigente campeón del mundo en McLaren.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris