Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

G8

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 14 de junio de 2007, 23:05 h (CET)
La cumbre del Grupo de las 8 potencias (G8) en Heiligendamm (Alemania) se inició con choques. Uno, fue la violencia desatada en la manifestación de protesta contra esa cumbre, la misma que reunió a 100,000 personas y que condujo a cientos de heridos.

Otro, fue la espiral de amenazas que Putin había lanzado en los días previos para evitar que EEUU crease una red antimisil en Europa oriental, la cual Rusia aduce que apunta contra ésta.

Tras que el presidente ruso hubiese acusado a Washington de fomentar un ‘ilimitado hiper-uso de la fuerza’ para amenazar al mundo, de haber comparado a EEUU con los nazis y de haber advertido que Moscú podría hacer que sus misiles apunten hacia Europa, Putin decidió sorpresivamente proponer a Bush una alternativa. Si la Casa Blanca plantea que quiere un escudo contra posibles misiles de Irán, el Kremlin le propone hacer estos en Azerbaiyán. Bush podría transar en ello.

Un aspecto central de la cumbre era reducir la polución de las superpotencias. Si bien todos han aceptado ello, las promesas son gaseosas pues no se han aprobado ninguna cifra.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris