Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

El teatro del absurdo

Pascual Mogica
Pascual Mogica
miércoles, 13 de junio de 2007, 23:16 h (CET)
Vista la forma en que el Partido Popular está desarrollando su estrategia política me da la impresión de que el estratega que diseña su actividad opositora debe ser algún estudioso de la obra de Franz Kafka, que debe estar muy influenciado por el estilo del famoso escritor.

Esta posibilidad, con visos de realidad, la fundamento en que no hay más que ir comprobando el comportamiento de los jerifaltes del PP y como ejemplo citaré algunas manifestaciones muy recientes de los prebostes del partido de todas las derechas. El pasado día 7 en una entrevista de Rajoy en Tele 5 y sobre la observación que Ana Rosa Quintana le hizo a este recordándole que ETA también había practicado y roto una tregua, 1998/99, gobernando el PP, el presunto líder del PP le respondió: “La tregua de ETA no fue con el Gobierno, fue con el PNV. Por tanto cuando ETA rompió la tregua lo hizo con el PNV”. Al escuchar esta respuesta mi primera reacción fue gritar: ¡Ole tus cojones! O sea que no hubo tregua de ETA al Gobierno de Aznar y tampoco hubo negociaciones Gobierno-ETA, las hubo sí, pero fue entre el Gobierno y el Movimiento Vasco de Liberación Nacional (MVLN), que nadie sabe que puñeta de movimiento es, no con ETA. Todo esto me lleva a preguntar si hubo o no una tregua entre 1998 y 1999 que duró 438 días o es que a mi me pareció que la hubo. ¡Que lío! Absurdo ¿no?

Por otro lado tenemos que Rajoy y compañía piden la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas (MCTV) cuando fue el Gobierno del PP quien legalizó al MCTV. Absurdo ¿no? También exige la ilegalización de Acción Nacionalista Vasca (ANV) un partido fundado en tiempos de la segunda república y al que el Gobierno de Aznar le devolvió los bienes que le fueron incautados por la dictadura franquista. Absurdo ¿no?

Arias Cañete ha pedido recientemente para las Comunidades del PP el modelo económico que su partido recurrió en Cataluña. Dice el ex ministro “estar conforme con la propuesta del Estatut, a pesar de que su grupo considera inconstitucional este modelo económico”. Absurdo ¿no?

Pero Acebes no se queda como un simple actor de reparto en esta representación del absurdo. Acebes le ha exigido a Zapatero que explique públicamente las medidas contra ETA, incluidas las policiales. No se como no ha exigido que se avise a los etarras con el tiempo suficiente para que salgan por piernas antes de que la policía vaya a detenerles. Absurdísimo ¿no? Y como no, no podía faltar en este escenario del absurdo la presencia del vendedor de crecepelos Paco Pepe Alcaraz, comprenderá usted que le llame Paco por que al final resulta que sus siempre “acertadas” conclusiones se han convertido en algo tan habitual como familiar. Paco ha dicho que “la ruptura del alto el fuego anunciada por la banda formaría parte de una “estrategia de cara a buscar la rentabilidad electoral para el PSOE”. Más absurdo todavía ¿no?

Para no extenderme mucho acabará comentando un hecho que se ha dado en la alicantina población de Villajoyosa en la que desde hace años ha estado ejerciendo como alcalde un señor que decía ser médico y que practicaba tal oficio desde hacía mucho tiempo en una clínica privada. Este señor, que por cierto volvió a ser reelegido en los últimos comicios electorales, resulta que no había acabado sus estudios de medicina y por tanto carecía de la correspondiente titulación. Al final le han pillado y ha presentado su renuncia al acta de concejal electo y que iba de nuevo a ocupar la alcaldía representando al PP. Sus compañeros han dicho que LLorca, que así se apellida el impostor, ha dado con su renuncia “una lección de ética”. Eso después de haber estado cobrando como “médico” y de haber expuesto a sus pacientes a sabe Dios cuantos peligros. Absurdo lo de “ético” ¿no?

Si Franz Kafka, levantara la cabeza y pudiera ver de qué forma se aprovechan de su obra…

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris