Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Dios sorpresivo en Corpus

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
martes, 12 de junio de 2007, 22:05 h (CET)
Domingo 10 de junio, día del Corpus. Este día, como casi siempre, el Dios cristiano se nos muestra sorpresivo, desconcertante e inaprensible. Se oculta a las miradas curiosas de los hombres sabios y se manifiesta en la mente y el corazón de los sencillos.

El nos dijo en el Evangelio: “Buscad y encontraréis; llamad y se os abrirá; pedid y recibiréis”. Y esta promesa se cumple, a diario, del modo más natural y sorpresivo. Naturalmente para hallarlo, se necesitan ojos de fe y corazón de niño.

¿Quién podía imaginar, ¡oh sorpresa¡, que bajo las especies de un poco de pan y un poco de vino, consagrados por el ministro ordenado, iba a estar el cuerpo, sangre, alma y divinidad de todo un Dios, que se hace comida y bebida para alimentar a sus hijos, peregrinos en la tierra y para darnos fuerza y esperanza para la patria del cielo?.

En la penumbra de las iglesias semivacías y en el silencio de los templos, alumbrado sólo por la tenue luz del sagrario, está día y noche, esperando con amor infinito a los hijos de los hombres, nada más y nada menos que el mismo Dios, en persona.

Sí, “ Dios está aquí, venid adoradores, adoremos a Cristo redentor”. El Dios que no cabe en el universo, se halla presente en el sagrario; el Dios que tanto amó a los hombres, se hace pan y vino; el Dios Amor se hace próximo y cercano en la hostia consagrada.¿Cabe mayor sorpresa? ¡¡Señor yo creo, pero aumenta mi fe¡

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris