Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Nueva economía   -   Sección:   Opinión

ACOR y las cooperativas viables

Diego Urioste

martes, 12 de junio de 2007, 22:05 h (CET)
El vallisoletano Onésimo Redondo fue uno de los mayores defensores del cooperativismo. Un mensaje que se fue fraguando en su fascinación por la labor de los sindicatos alemanes -disciplina y espíritu- durante su estancia en la Escuela Superior de Mannheim -Handels-Hochschule- a finales de los años veinte.

Al regresar a España, Onésimo se incorpora con ilusión al Sindicato de Cultivadores de Remolacha de Castilla la Vieja, reorganizándolo completamente -imprimiendo su sello de esfuerzo, trabajo y dignidad- e impulsándole hasta convertirlo en uno de los sindicatos más eficientes, justos y potentes de la época. Bajo su dirección los agricultores rompieron el monopolio de la industria azucarera, redimiendo al campo y al campesinado de la oligarquía financiera.

En 1962, 25 años después de su muerte, un grupo de remolacheros castellanos decide emprender un camino conjunto inspirado en las ideas de Onésimo Redondo. Entendiendo que la cooperativa es la estructura más justa para la constitución de empresas de agricultores, constituyen la Asociación Cooperativa Onésimo Redondo (ACOR, ahora “Sociedad Cooperativa General Agropecuaria”) y comienzan a trabajar en consecuencia. Los agricultores remolacheros son los propietarios de su propia fábrica, todos participan en la cadena productiva: desde la recolección agrícola hasta la transformación industrial. La empresa era de quién la trabajaba.

Los primeros años fueron durísimos debido a la paupérrima situación económica de los emprendedores. No contaban con el dinero necesario, ni con los avales bancarios precisos ni los bancos confiaban en su proyecto. Pero la fuerza e inspiración de su idea pudo con las circunstancias adversas -las revoluciones nunca serán para los débiles- y, tras una larga y paciente peregrinación por los pueblos castellanos explicando su proyecto, consiguieron salir adelante, poco a poco y con mucho trabajo.

Hoy, con unos 9.368 socios y unas 480.000 hectáreas de cultivo, es una de las empresas más rentables y solventes de la industria agroalimentaria española. Sus socios, pese al cambio de los tiempos y el devenir de la nueva economía, siguen en parte impregnados de ese espíritu de trabajo colectivo. Es “un proyecto en el que han tomado parte un elevado número de personas que no trabajan exclusivamente para su bien, sino para lograr un beneficio colectivo que transciende más allá de lo económico”. Prueba de la numantina resistencia trabajadora y solidaria de esta cooperativa fue la decisión mayoritaria de los socios de apostar por seguir produciendo autónomamente en vez de vivir de las cuantiosas ayudas económicas que ofrece la UE.

Este es sólo un ejemplo de la posibilidad de crear una industria viable y con beneficios que a la vez sea justa y solidaria. La prueba de que las buenas ideas no mueren cuando muere el pensador, sino que perviven en el empeño de los que la recogen. La cooperativa es un modelo muy extendido en el campo español y es completamente exportable a otros sectores económicos, combinando éxito económico con justicia social entre sus trabajadores.

Noticias relacionadas

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris