Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Manifestación de fe

Elena Baeza (Málaga)
Redacción
lunes, 11 de junio de 2007, 21:44 h (CET)
Esta mañana, he tenido la suerte de presenciar a través de Televisión Popular, la procesión del Corpus Christi que retransmitían desde Toledo. Que algarabía, por todo el recorrido que ha durado casi dos horas, sus calles, balcones, la gente, todos engalanados, con un fervor, respeto y adoración, acompañando a Jesús Sacramentado. El repique de campanas y las palmas anunciando que el Señor llegaba. El Dios verdadero, el resucitado, el que se hace presente en la Sagrada Eucaristía, que pasaba hoy, por las calles de Toledo y de muchas ciudades y pueblos de nuestra geografía. Y no es para menos, si el Rey anuncia la visita a un determinado lugar, el pueblo le recibe con todo lo mejor que tiene en medio de un ambiente festivo, como nó recibir al Señor que nos visita.

Ha sido, una manifestación de fe y de amor, porque Dios ha salido a la calle y la calle ha salido a ver a Dios, como hacia aquel pueblo sencillo que, lleno de alegría iba detrás del Maestro en los días de su vida en la tierra, manifestándole con naturalidad sus múltiples necesidades y dolencias; también la dicha y el gozo de estar con Él.

Hoy, ha sido un día de acción de gracias y de alegría porque el Señor se ha querido quedar con nosotros para alimentarnos, para fortalecernos, para que nunca nos sintamos solos. Si alguien preguntara al oír el rumor de las gentes: ¿Qué es? ¿Qué ocurre?, podíamos contestar con las mismas palabras que le dijeron a Bartimeo: es Jesús de Nazaret que pasa. Es Él mismo, que recorre, hoy, las calles de nuestras ciudades.

Ese pasar de Jesús, nos debe traer a la memoria que debemos descubrirlo también en nuestro quehacer diario. Jesús vino al mundo no, para ser Rey, sino para servir y hacer el bien. ¿Y nosotros, si somos sus amigos y seguidores, que creemos en Él, que hacemos?

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris