Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

ETA, el País Vasco y España: ¿es posible un referéndum?

Raúl Tristán

lunes, 11 de junio de 2007, 21:44 h (CET)
Son muchos años ya, los que lleva corriendo la sangre por nuestras vidas.


Son muchos los intentos infructuosos de dar solución a lo que se ha dado en llamar "el problema vasco". No hay tal problema, hay terrorismo, y bajo él, la falta de suficiente carácter por parte del Estado como para tomar una decisión firme: promover la celebración de un referéndum.

Sí, sé que las voces se alzarán, y entonarán las salmodias que recordarán que la Constitución está ahí, y la unidad de España también, y... ¿y? ¿Acaso hay obra humana alguna que no sea perfectible, que haya nacido inamovible, que permanezca ajena a los cambios, que ausente su ser de circunstancias y pareceres?

Tal vez deberíamos dejar hablar a las urnas, permitir expresarse a la ciudadanía.

Un referéndum en el País Vasco, para que, de una vez por todas, se sepa hacia adónde quiere caminar este pueblo, y quiénes quiere que sean sus compañeros de viaje.

Y si las urnas defendieran la plena pertenencia a España, ETA debería reconocer que el camino que ha elegido no es el que su pueblo desea, y que carece de sentido continuar por esa vía, y que la entrega de las armas y el cese definitivo de su actividad son lo que su propio pueblo les ha pedido. Y que de no hacerlo así, el Estado se verá obligado a aplicar contra ellos las leyes que amparan a la democracia.

Pero, si por el contrario, el pueblo vasco decidiera separarse de España, el Estado español debería respetar su libre decisión, y adoptar las medidas legislativas necesarias, incluida la reforma constitucional, para alcanzar ese objetivo de forma progresiva, paulatina, ordenada. No debemos considerar un trauma, un apocalipsis, el que una parte de este país quiera dejar de serlo. Lo que sí es grave es que, desde hace decenios, este país se desangre. Y para evitar esa sangría sólo caben dos vías: aplicar las leyes con la máxima dureza, olvidándose para siempre de negociaciones, o posibilitar la celebración de un referéndum y aceptar sus consecuencias.

Por otro lado, no debemos obviar el hecho de que, si el País Vasco decidiera segregarse de España, un siguiente paso sería llevar a cabo la consulta pertinente en Navarra, o lo que es lo mismo: que la ciudadanía navarra manifestara libremente si desea continuar siendo una parte de España, o desea por contra conformar un nuevo Estado junto con el País Vasco...

Por supuesto, un proceso de segregación conlleva una serie de negociaciones en las que deben tratarse muy delicados temas reltivos a compensaciones, económicas fundamentalmente, que deberían valorar las invesriones que el Estado español ha llevado a cabo en el territorio supceptible de segregación, y las aportaciones que el segregado ha realizado al común.

Un proceso largo, complicado, pero no imposible, y puede que incluso deseable.

En definitiva, lo que sí debe valorarse con mentalidad abierta es la posibilidad de un referéndum, pues a fecha de hoy ETA se erige en defensora de las ideas de un pueblo vasco que, en realidad, no ha manifestado por cauce democrático alguno cuáles son.

No podemos obviar el referéndum de aprobación de la Constitución en 1978, en el que un 68,7 % de los votos emitidos (resultado engañoso, pues) en el País Vasco la aprobaron, pero se produjo una abstención del 54,49% sobre el censo, un 31,29% sobre el censo voto sí y un 10,85% s/censo votó no, con un 3,37 % de votos en blanco s/censo. Los resultados más bajos de toda España, muy por debajo del 61,24% s/censo de sí en Cataluña, por ejemplo... Y, seguramente, muchos de esos "síes" sólo buscaban romper definitivamente con el franquismo...

La ceguera y la cortedad de miras políticas sólo conduce a la situación en la que nos hallamos actualmente.

El Estado tiene la palabra.

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris