Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera  

Deudas del Gobierno Rodríguez

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
domingo, 10 de junio de 2007, 22:47 h (CET)
La defensa del Estado de Derecho con los medios que éste proporciona, principalmente con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, es lo que la banda criminal denomina “agresión con las armas”. No se ruboriza ni lo más mínimo cuando tergiversa ideas; es más, en su anuncio de alto el fuego llega a afirmar y confirmar su “decisión de defender por medio de las armas al pueblo que es agredido con las armas”. Y se queda tan conforme. Pero claro, ahí no queda todo. Incita a la ciudadanía vasca a “rebelarse ante esta falsa y podrida democracia”. Siempre, como coletilla sonora y llamativa aparece la “construcción de un estado libre llamado Euskal Herria”.

Han vivido tres años de vino y rosas, gracias a la actitud graciable de un Gobierno ruin con las víctimas y acobardado ante ETA, que además se ha visto embaucado, muy mal asesorado y sin planificación en sus actos. Las 92 detenciones de terroristas durante la tregua trampa son una cuarta parte de las que se producían antes de la misma. Ahí están los datos, ayer corroborados por el representante de la Confederación Española de Policía.

El Gobierno de Rodríguez debe ‘apretar las tuercas’ a la banda. Hay que volver al aislamiento de los violentos en todos los sentidos: social, económico, político, y financiero. La unidad de todos los demócratas es básica e imprescindible; pero también la firmeza del Gobierno es fundamental, como lo es la mano dura, utilizando los instrumentos que proporciona el Estado de Derecho. Tampoco caben dudas a la ciudadanía sobre la acción: el camino correcto no es el que se ha seguido y las cesiones nunca serán fructíferas con ETA. Por tanto, a la vista de los resultados anteriores a la tregua trampa, la línea a seguir más acertada es el Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo. Si bien es cierto que al socialismo siempre le ha asustado la palabra libertad, debe poner todo su empeño en el logro y en el mantenimiento de la misma.

El fin último de la banda es doblegar al Estado español, arrodillar a la democracia, lograr la autodeterminación y unificar la territorialidad. No son conscientes de que convertirían a la entelequia que es Euskal Herria en una especie de Albania; pero en versión pobre, muy pobre y retrasada. Ante tal situación el Estado de Derecho debe ser firme, usar los resortes que le son propios e intentar recuperar los tres años perdidos en cesiones, engaños, ventajas y componendas.

La ciudadanía debe mantenerse en vigilancia permanente; salir a la calle ante posibles atropellos gubernamentales, como ha sucedido hasta el momento y exigir ética al Gobierno Rodríguez. Una ética de la que ha estado muy alejado, incumpliendo cada uno de los compromisos contraídos en el tiempo que fue oposición, dejando de lado a las víctimas, ‘encamándose’ con los verdugos en reiteradas ocasiones y ‘verduleando’ con el brazo político de ETA. Una prueba evidente de ello es la pueril reacción tras el fin de la tregua trampa. Sería conveniente que Rodríguez reaccionaria: si dirige todas sus fuerzas y medios contra ETA, ahí nos encontrará a los demócratas. Y nos encontrará para apoyarle sin condiciones y con tesón, independientemente de lo que haga la oposición de derechas o los sectores más reaccionarios.

El Gobierno Rodríguez debe aprender que el Estado de Derecho no está nunca en tregua con los violentos, ni con los asesinos ni con los extorsionadores. Los facinerosos manejos desde Interior y las Fiscalía son, sin ninguna duda, un atentado a la ciudadanía, a la democracia y al Estado de Derecho. Con actitudes y componendas mafiosas como las que hemos vivido, a veces se llega a lo que, en honor a la verdad, se suele llamar Estado de desecho. GARA debe publicar las actas sin esperar más, porque quienes seguimos trabajando por la paz necesitamos saber hasta qué punto nos ha llegado a vender el Gobierno Rodríguez. Y, por supuesto, no pararemos hasta que Jesús Eguiguren salde su ‘deuda asesora’ con la ciudadanía.

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris