Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera  

Arrimar el hombro

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
domingo, 10 de junio de 2007, 04:55 h (CET)
El Gobierno Rodríguez ha llegado a un punto de difícil retorno. Suele ser el precio que se paga cuando no se tienen las ideas claras y se actúa por impulsos imprevisibles. Lanzarse a la aventura, como si tratar con terroristas fuese un juego infantil, rara vez tiene un fin con positivos resultados. Nunca debió salirse del Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo, y mucho menos jugar con dos barajas en los años previos a su acceso al Gobierno. Es más fácil reclinarse en el pasado que construir el futuro.

Rodríguez ha ido a lo fácil, pero desconocido por y para él. Ha elegido la senda más peligrosa, mal asesorado y peor instruido. Debió recordar que los experimentos siguen haciéndose en casa y con gaseosa. Alguien debe explicarle que él y su Gobierno siguen siendo sospechosos para gran parte de la ciudadanía; en muchos casos se interpreta que lo sucedido en los últimos días forma parte del entramado que se representa en el escenario de los acuerdos entre ETA y el Gobierno. Al igual que se piensa que la reacción inmediata a la ruptura del alto el fuego es consecuencia de ello y pataleta incontrolada.

Ni siquiera ha demostrado el presidente Rodríguez seguridad en sus palabras. Su huida a la desesperada le ha llevado al ‘navajeo’ con la oposición, avergonzado de sus propios actos. Al ciudadano medio le hubiera gustado escuchar de su boca que nunca más negociará con ETA, ni experimentará con la ignorancia como bandera. Sus últimas palabras generaron más desconfianza, mucho desconcierto y ninguna serenidad. Su rostro desencajado era la viva imagen de quien se colapsa ante los problemas de importancia. Ahora mismo, su único bagaje es el descrédito de cuanto hace y dice.

No es necesario que pida perdón Rodríguez. La ciudadanía ni lo necesita ni se lo reclamará; aunque seguirá pidiéndole explicaciones. Tiene derecho a ellas, como el presidente Rodríguez tiene la obligación de hacerlo, tan pronto se reponga del puntual sopapo en forma de amenaza etarra.

Para quienes estamos por la paz y por la derrota del terrorismo es suficiente con que reconozca su error personal, inducido por asesores y amigos personales de históricos etarras. La importancia de saber rectificar es propia de gente sensata. Volviendo al Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo, allí encontrará la colaboración que precisa y a quienes están dispuestos a derrotar a ETA desde el Estado de Derecho, sin recovecos, sin astucia, sin falsedades y sin compromisos con los violentos.

A quienes no comulgamos con ninguno de los dos grandes partidos del escenario nacional, pero mucho menos con quienes se encaman con terroristas, sí nos hubiera gustado oír de Rodríguez la idea que se apresuró a decir Mariano Rajoy: “Yo no voy a negociar ni a ceder. Yo voy a intentar acabar con ellos y si la posición del presidente del Gobierno es esa, yo le apoyaré”. Arrimar el hombro. E so se llama arrimar el hombro. Y el Estado español no atraviesa su mejor momento para jugar a labrar compromisos con asesinos y extorsionadores.

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris