Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Nueva economía  

El timo de las franquicias

Diego Urioste

domingo, 10 de junio de 2007, 04:55 h (CET)
Desde hace más de medio siglo, las franquicias se han convertido en todo un fenómeno mundial. Impulsadas principalmente por los sectores de comida rápida y detallistas, han sido un gran negocio para los franquiciadores y han constituido un lastre laboral para miles de trabajadores, así como una trampa para otros tantos franquiciados.

En principio la idea de la franquicia -tal como la venden- es toda una oportunidad de negocio abierta a todo tipo de carteras; sobre todo a las más humildes al reducir considerablemente los requisitos y riesgos de inversión. Teóricamente el franquiciado, a través del pago de distintos cánones y la compra exclusiva al proveedor, se aprovecha de una marca conocida, productos prestigiosos y/o metodologías de trabajo mundialmente reconocidas. Al parecer, todos son ventajas.

Pero la práctica y la historia de más de 50 años de franquicia moderna son suficientes para desbaratar la publicidad engañosa de "negocio fácil". Los franquiciados al firmar con la franquicia creen que se convierten en una suerte de pequeños empresarios autónomos, ayudados además por la fuerza y seriedad de empresas reconocidas. Sin embargo la realidad es bien distinta: los franquiciados se convierten en los trabajadores sin derechos de una gran marca, con los derechos de un simple trabajador y con los deberes legales y laborales de quién lleva un negocio propio.

El franquiciado debe pagar el local, un canon por usar la marca del franquiciado y firmar un contrato de exclusividad donde se compromete a comprar únicamente al franquiciador. Así este último se convierte forzosamente en su único proveedor y, lo peor de todo, con la suficiente libertad como para decidir él mismo cuando el franquiciado necesita comprarle, aunque tenga el stock completo. Así mismo la franquicia -al creer el franquiciado que es dueño de su negocio y preocupándose por él- tiene una red de trabajadores laboriosos que dedican su vida al negocio, a diferencia de un empleado de un negocio normal que, trabaje lo que trabaje, obtendrá el mismo sueldo a final de mes con un horario limitado.

Sindicatos de todo el mundo han denunciado desde hace décadas la situación irregular tanto de los franquiciados como de los empleados de las franquicias. Empresas como McDonalds o Burger King ni siquiera contemplan -en la mayoría de los casos- los convenios colectivos ni el derecho de libre asociación sindical. Según CCOO-Córdoba "No quieren que nos involucremos. Candidatos a elecciones de representantes han sido despedidos antes de que se hayan podido celebrar las elecciones". Pese a las numerosas presiones de organismos por los derechos humanos y sindicatos, la problemática está lejos de tener una solución justa para los trabajadores.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris