Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Tiempo de mascarilla

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 10 de junio de 2007, 04:55 h (CET)
El sol pica muy fuerte en este veranillo adelantado, ya ni la primavera es lo que ha sido siempre, a juzgar por los problemas que por ella se sufren. El romanticismo lejano y juvenil de golondrinas se ha tornado molestia y pesimismo por los síntomas no precisamente amorosos que ahora ya despiertos de ensoñaciones varias nos trae la florida estación, porque a quién no le pica la nariz o le moquea el alma, quién no se asfixia al acostarse o lanza sin demasiadas fuerzas los estornudos mil...

Es la alergia que crece en nuestras vidas y sobre todo en la de nuestros pequeños hijos para hacerlos menos naturales, menos combativos al aire libre, mucho menos acordes al medio ambiente, por cuanto no pueden convivir con la naturaleza cuando precisamente la naturaleza está en su máximo esplendor y belleza, se diría que es un castigo de los dones prometidos del viejo paraíso para no poder disfrutarlos o que el entorno nos pasa su factura por no cuidarlo bien.

Sea lo que sea, lo cierto es que hay miles de alérgicos que conviven con el polen flotante y la mascarilla con miedo a recaer con los molestos síntomas y no sólo molestos sino graves. Hasta la bandera están de llenas las consultas de alergología, y creciendo como crece el número de alérgicos que ya se acerca al 20 % de la población, sobre todo en población infantil, crecen también las grandes clínicas a la alergia dedicadas.

Dicen los expertos que una de las causas de este notable crecimiento de incompatibilidad al respirar o tocar algo es que el hombre occidental vive de puertas para adentro, en lugares cerrados, eso es lo mismo que decir y reconocer que ese aire acondicionado está acondicionado para no pasar calor en verano o frío en invierno, pero también nos condiciona para no soportar el aire más puro del exterior, que curiosamente no es tan puro como se piensa, pues lleva cientos de granos de polen por metro cúbico de aire para reactivarnos a conciencia a todos los niveles.

Es dura la alergia estacional pero como toda estación a ella llegamos y se pasa, pero más dura puede llegar a ser la alergia a ciertos animales, o a los alimentos, o a los ácaros del polvo por mucho cuidado que se ponga en espacios domésticos para atajarla. Debe ser cierto lo del 20 % de la población afectados de alergia porque ayer una amiga apenas se paró a hablar conmigo por culpa de los síntomas, y hoy un compañero llevaba colorada su nariz como un payaso por los mismos motivos, parece ser que para ambos el olivo es culpable y para saberlo y confirmarlo antes la enfermera les inyectó microorganismos de olivo en la piel para apreciar la reacción del alérgeno.

Polen de primavera, ácaros del polvo -sobre todo en septiembre-, alimentos que reaccionan en nuestro organismo de una manera extraña, animales que no pueden acercarse a nosotros ni domesticarse, son intransigencias extrañas de la naturaleza, intransigencias de estos nuevos tiempos que nos obligan a hacernos más artificiales, a convertirnos en enfermos crónicos de pautas naturales para seguir viviendo de una manera cómoda aunque rara, recluidos en espacios cerrados para reflexionar de paso sobre estas nuevas enfermedades que se hacen fuertes año tras año y se alimentan como los árboles y los cultivos con las lluvias de cada primavera.

Pero de que no hay duda es que tanto la alergia como la mascarilla han hecho desaparecer a la estación romántica.

Noticias relacionadas

Retos médicos

Ante el envejecimiento de la población parece que debe aumentar el número de médicos

Los pensamientos perfectos

Los campos de sangre y lágrimas proliferan por doquier parte del mundo

Dioses de la soberbia

Hay seres que se regocijan maltratando, torturando y que se estimulan con ello

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris