Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

Zapatero y Pepe Isbert

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
domingo, 10 de junio de 2007, 04:55 h (CET)
Échenme la culpa a mí o al cine de actualidad, pero desde hace muchos años he desarrollado una especial predilección por las películas antiguas, especialmente si son en blanco y negro. Si me bajo alguna de Internet es siempre de este tipo, no me llaman la atención si son de actualidad. Y llámenme lo que deseen, a su servicio.

Entre las españolas hay una a la que tengo una especial devoción y que
ustedes ya habrán adivinado que es “Bienvenido, Mister Marshal”, con Pepe
Isbert de tradicional alcalde de un olvidado pueblo, muy probablemente de la
meseta castellana, que por circunstancias se hace pasar por un demasiado
“típico pueblo andaluz”. En ella hay una escena en la que el propio Isbert,
asomado al balcón del Ayuntamiento se dirige a sus vecinos de una manera
bastante aproximada a ésta: “Como alcalde vuestro que soy os debo una
explicación, y esa explicación que os debo os la voy a pagar”. Y por muchas
vueltas que le daba el pobrecito no salía de ahí, de esas pocas y simples
palabras.
Zapatero se ha creído Mister Marshal y ha comprobado extasiado que ETA ha
pasado delante de él sin detenerse, a toda velocidad y sin tenerle en
cuenta. Con la cantidad de esfuerzo e ilusiones que el pobrico había
puesto, con la cantidad de méritos que estaba haciendo, con la de tiempo que
le había dedicado a convencer a los “americanos” de que invirtiesen un
poquito en su proyecto. De paz.
Ahora toca recoger todo el tenderete montado, toca recoger también todas los
sueños desplegados y ver cómo el viento y la lluvia se llevan por delante
las ilusiones de todo un pueblo: el español. La alta inversión depositada en
el intento se rebela contra los inversores. Toca rectificar y lo que antes
fueron gastos y dispendios que se demostraron equivocados e innecesarios
deben trocarse en ahorro y lucha por el futuro común.

Pero eso sí, Zapatero, como alcalde nuestro que es, nos debe una
explicación. Y esa explicación que nos debe nos la ha de pagar. No basta con
que Zapatero rectifique y empiece a meter en la cárcel a todo etarra que
tosa demasiado alto. No basta, además nos debe una explicación a todos los
ciudadanos, no es posible que todo acabe así, que parezca que nada ha
pasado, que simplemente con golpe de timón esté todo olvidado. Los
gobernantes tienen una seria responsabilidad delante de su propia gente,
delante de aquellos a los que dirigen. ETA ha salido beneficiada con todo
esto, tiene una estructura que no tenía, está en al Parlamento vasco, donde
antes no estaba, está en los ayuntamientos, donde antes no estaba, está en
el Parlamento navarro, donde antes no estaba... ¿Y nadie nos va a dar una
explicación?

Nos merecemos un Gobierno que nos merezca.

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris